Archivo Mensual de septiembre, 2011

Zafarrancho nº 8, Política lingüística en Valencia

Recortes

Una palabreja recorre España un día sí y otro también, esta palabreja es “recorte”. Nos dicen que los recortes son inevitables, que no podremos salir de la crisis sin: bajarnos los sueldos, congelar las pensiones, acabar de vender las últimas “joyas de la corona” (las pocas empresas públicas que aún quedan), rebajar (aún más) las condiciones y derechos laborales, atacar (algunos hablan incluso de tocar la gratuidad y quizás la universalidad) los servicios públicos básicos (educación, sanidad, etc…) y las condiciones y sueldos de los trabajadores de éstos.

Continuar leyendo: ‘Recortes’ »

Los “Mata-Zetas”: ¿grupo armado contranarco en México?

Las autoridades mexicanas investigan un vídeo difundido en internet por un grupo que se identifica como los ‘Mata Zetas’, según informan fuentes oficiales mexicanas.

Continuar leyendo: ‘Los “Mata-Zetas”: ¿grupo armado contranarco en México?’ »

¿Todavía la lucha de clases?

Marx y Reagan

El trabajador que vive de su salario, es decir, el que necesita un salario a fin de mes para vivir y que recibe su salario de una institución en cuyos planes estratégicos no tiene ni voz ni voto; ese trabajador, no tiene los mismos intereses que el sujeto que vive de los beneficio de una institución que funciona gracias al trabajo de unos asalariados. Esta es la tradicional lucha de clases y es lo que todavía sigue existiendo. El panfilismo pacifista se impone por doquier a pesar de que es desmentido día sí y día también por la realidad misma. Continuar leyendo: ‘¿Todavía la lucha de clases?’ »

Bolivia, o cómo el indigenismo es enemigo de la nación boliviana

Contradicciones del indigenismo: el gobierno boliviano de Evo Morales disuelve por la fuerza una marcha de bolivianos autodenominados “indígenas” que quieren evitar la construcción de una carretera nacional en la Amazonía boliviana. El líder de la marcha, Fernando Vargas, es detenido en Yucumo.

Continuar leyendo: ‘Bolivia, o cómo el indigenismo es enemigo de la nación boliviana’ »