¿Qué es un perroflauta?

Escribo estas líneas contra ciertos energúmenos liberales que identifican como perroflauta a cualquier cosa de izquierdas. En medio de la guerra mediática permanente contra las ideas socialistas está claro que la táctica del calamar siempre funciona, por lo nunca viene mal contrarrestar al enemigo aportando claridad y distinción para poner en evidencia sus vergüenzas.
Comencemos por lo evidente: el término perroflauta tiene como primer punto de referencia a los sujetos o sujetas que llevan perro y tocan la flauta. Esto es lo que en lógica clásica se llamaba “el primer analogado”. Así pues, quien inventó el término tuvo en mente a estos pintorescos sujetos que se ven de vez en cuando por nuestras calles, que o bien pidiendo limosna o bien realizando alguna obra de artesanía propia, o bien tocando un instrumento -en este caso, la flauta- viven con una mascota canina desplazándose por doquier según le venga el gusto. Y aquí hay que ser claros para que no haya malentendidos: una cosa es el perroflauta y otra el mendigo. El mendigo lo es por causas objetivas, ya sean psicológicas ya sean por causas socioeconómicas, estas últimas cada vez más insoportables. Del perroflauta se supone que lo es por haber elegido ese modo de vida. Nada que objetar a dicho modo de vida, pues no es el objetivo de estas líneas meterse precisamente con estos perroflautas auténticos o genuinos.
Los no genuinos son los que nos interesa aquí. Son aquellos a los que se aplica la analogía y es lo que en los medios de propaganda se denominan perroflauta. Son los perroflautas indentificado con un militante político determinado. Y es aquí donde voy a entrar a precisar en qué consiste un perroflauta. Mantengo que el perroflauta político se caracteriza, por analogía con el perroflauta genuino, por tres características básica:
1. Es individualista porque incluso siendo “colectivista” sólo sabe pensar la colectividad desde los individuos. Al igual que el perroflauta genuino, el perroflauta político va a donde quiere, hace lo que quiere y piensa que su voluntad es soberana. Las instituciones son medios en los que discutir pero no son medios para luchar y triturar al enemigo capitalista. Nada más lejos por tanto de un perroflauta que un bolchevique, por ejemplo, para el que la disciplina es fundamental. La disciplina es el sometimiento de la voluntad a una norma, en el caso bolchevique, someter la voluntad al proyecto político que se quiere forjar para así llevarlo a cabo. En el fondo, el auténtico perroflauta es el liberal: se piensa al individuo libre por definición y por tanto, cualquier otra cosa que lo determine es ya un cuestionamiento de la libertad. Nada más lejos, por supuesto de la realidad. La libertad es un resultado histórico y no un presupuesto que esté ya dado de antemano en los individuos. Uno no va a comprar libremente al mercado sino que va a comprar con una billetera. Y la de unos (pocos) está repleta y la de otros (cada vez más) está más vacía. Por tanto para ser libre hay que construir y forjar instituciones que nos hagan libres. Y no agregados, sino integrados en instituciones que nos unan.
2. El perroflauta político es un irresponsable. Expliquemos esto. El perroflauta genuino, el de toda la vida, tiene un perro. ¿Y qué es un perro? Pues un sujeto que no habla y como no habla, no me interpela y como no me pregunta, no tengo que responder. Por eso las mascotas animales están tan extendidas en la sociedad burguesa, porque ellas no suponen ningún conflicto profundo. Los animales domésticos suelen ser fieles y sumisos o cuanto menos, su rebeldía no está conceptualizada con palabras. El gato del banquero puede romperle el sillón, pero nunca le dirá que es un maldito especulador causante de la miseria de mucha gente. Por supuesto, tener mascotas animales no tiene nada malo, lo malo es comenzar a comportarse como si el resto fuéramos animales: no se admite que les preguntemos. Fruto de su individualismo es ese afán por evitar responder y por eso lo llamo irresponsable. Un político responsable, responde y da razones de su proyecto. Y dar razones significa que unos tienen razón y otros no la tienen y por eso la política es polémica.
3. El perroflauta político toca la flauta. Esto es, de él sólo salen bellas palabras: “libertad”, “felicidad”, “democracia”, “contrapoder”, pero no “dictadura del proletariado”, “poder”, “milicia popular”, etc. La sobreabundancia de bellas palabras va unida a la incapacidad para definirla, esto es, para decirnos exactamente de qué demonios se está hablando. ¡Para qué entrar en las cuestiones políticas clásicas y profundas! Cada cual es liberrimo y soberano, cada cual es sublime por sí mismo y todo lo que diga es respetable. Y ciertamente, todo es respetable pero solo se respetan las ideas politicas discutiéndolas en serio. Pero si no se quiere discutir porque todo es opinable, entonces la discusión política se acaba.
Ahora se aclara por qué los liberales etiquetan a cualquier cosa de izquierda como perroflauta: porque en el fondo a estos defensores del capitalismo les encantaría que toda la izquierda tuviera estas características. Pero la realidad es tozuda. En Izquierda Hispánica hemos estado en las movilizaciones del 15M, y en ellas había perroflautas pero también mucha gente que comenzó a darse cuenta de que aquello no tenía que ver con nada de lo que tradicionalmente se había identificado con las izquierdas definidas. Estamos en Somos Mayoría y en su seno muchos compañeros intentan luchar contra las desviaciones perroflaúticas. Conocemos el Partido Comunista, y a muchos marxistas-leninistas, los cuales, están lejos de todo perroflautismo. Conocemos a abogados que luchas contra los desahucios y podemos asegurar que estos no tienen nada de perroflauta.  Por desgracias, de algunas facultades no podemos decir lo mismo. Estamos en sindicatos, y os podemos asegurar que en los comités de empresa la cruda realidad organizativa triunfa sobre el individualismo y la indefinición del perroflauta.
Organización y lucha. Lucha contra el perroflauta que va de izquierdista pero es un liberal con pañuelo palestino, contra el papaflauta que cree en Dios y a la vez adora al mercado, contra el pijoflauta, que es un perroflauta con corbata o polito Lacoste. En definitiva, luchar contra todos los que quieren desorganizarnos y confundirnos. Procuremos no darles ese gusto, porque no nos engañemos, el enemigo está organizado y tiene claro sus objetivos. Que no los lleven a cabo es ya cosa nuestra y de lo que nosotros podamos forjar a partir de las condiciones objetivas que nos rodean.

Artículos relacionados:

  • No se han encontrado artículos relacionados.

16 Respuestas a “¿Qué es un perroflauta?”


  • Tu lo que yes, es un dinosaurioflauta

  • En España un perroflauta es una especie de punky-hippy mendigo, que vive en la calle o en okupas, que toca la flauta en el metro o en la calle por unas monedas, y que se hace acompañar de muchos perros con los que comparte la comida. Son buena gente proximos a un ideario anarquista mendigo. Gente de la calle, antifascista, pacifica a priori si no te metes con ellos.

  • Menudo perroflauta estás hecho, José Tomás.

  • Jose Tomas tu eres un perroflauta jojojo.

  • Todo muy claro ahora.

  • la palabra perro flauta se refiere tambien a los noctan-vagos que andan emporrados

  • Muy interesante la “arenga sindikal”… Aunque a mi no me inquieta tanto lo que hace el “Enemigo Capitalista” -porque ya lo traduzco desde un simple paseo “por la calle”-… Me pre-okupan los “argumentos” de la izquierda “auténtika” (sin desmérito de sus muchas… buenas acciones… humanitarias…)

  • dicen que la verdad nos ara libres y yo digo que las armas son las que nos pueden hacer libres

  • tanto los dirigentes del pp como los del psoe deben ir a campos de exterminio que entren por una puerta y salgan por la chimenea.y que los perrosflauta son una herramienta del estado para tener a los que de verdad quieren luchar controlados y manipulados ..es preferible ser gobernado por un leon bien nacido que por cien mil ratas de mi especie VIVA EL ESTALINISMO

  • comanmelapolla

    ni izquierda ni derecha español de yugo y flechas es preferible ser gobernado por un leon bien nacido que por cien mil ratas de mi expecie

  • Ahora centenares de perro-flautas se han unido a los anergumenos agrede policias. Multas y trabajos a la comunidad si no van a la carcel

  • Un perroflauta, a mi escaso entender, son los periodistas (principalmente) y los artistas (secundariamente). Perros por fidelidad y servidumbre, siempre tienen amo, todos, ninguno se salva. Son siervos del poder, tan fieles que se les puede llamar perros. Flauta, pues clarísimo. El flautista de Hamelín. Con su melodía atrae a las ratas a los niños y a los incautos ciudadanos. LOS TELEDIARIOS LAS TERTULIAS LAS EDITORIALES SON HECHAS POR AUTENTICOS PERROSFLAUTAS.

  • los gobernantes dizque izquierdistas de mi pais, de acuerdo con tu definicion son perfectos perroflautas, son capitalistas q los liberales, irresponsables y solo bellezas hablan y el pueblo muriendose de hambre, la que subsanan con populismo, hp sandinistas perroflautas !

  • A m33, ¿nada interesante que decir del artículo? Lo tuyo es pura conspiranoia.

  • No sé a qué te refieres. Nunca he escrito en la voz de Barcelona.

  • Joder Arencibia, vaya artículo pedante has escrito en el digital ultraderechista “La vos de BCN”.

Actualmente los comentarios están cerrados.