Desmentida la fuga del etarra Troitiño a Venezuela

El pasado 26 de abril el periódico español El Mundo publicó un artículo sobre un supuesto viaje en barco del terrorista etarra Antón Troitiño rumbo a Venezuela. Esta información ha sido desmentida de modo tajante por el propio Gobierno Español y medios venezolanos.

Dichos medios aprovecharon para perjudicar la imagen de Venezuela utilizando la pifia producida por la Audiencia Nacional española. La pifia consistió en la puesta en libertad seis años antes de lo debido del entonces reo Antón Troitiño. Este nefasto individuo debería cumplir su condena íntegra de treinta años y salir como muy pronto en 2017. Ésto por lo menos, ya que no va a vivir suficiente para cumplir los 2.200 años de cárcel que tiene sentenciados.

En Internet resulta difícil encontrar el enlace de la noticia original en el periódico El Mundo, tan sólo aparece el titular aquí:
Artículo – “Troitiño navega rumbo a Venezuela”. Y, si queremos echar un vistazo a la noticia publicada hemos de recurrir a este otro enlace:
Noticia – “Etarra Antonio Troitiño vendría rumbo a Venezuela” en el que se puede ver una captura digital del artículo original de El Mundo.

El mismo día, el vicepresidente y ministro del Interior español Rubalcaba hacía las siguientes declaraciones en rueda de prensa:
Publicación en El Mundo – Vídeo de Rubalcaba. Esta declaración es de sentido común. Existiendo una orden de búsqueda y captura internacional, ¿qué clase de servicio de inteligencia va a filtrar a un periódico el rumbo del barco de un terrorista en vez de informar para su captura? Es absurdo pero aún siendo así, además, ¿qué clase de periódico publicaría esa noticia inmediatamente y con todo lujo de detalles para prevenir al terrorista? Recordemos la gran cautela de los periódicos cuando publicaron, poco a poco, todo el asunto de Wikileaks. Que El Mundo se haya retractado de su artículo ya es sintomático de la rapidez con que se quiere vincular a Venezuela con el terrorismo de ETA en algunos medios. Es la típica táctica infantil de tirar la piedra y esconder la mano.

Es necesario, también, aclarar la postura de Venezuela con respecto a ETA. Recomendamos la lectura de la siguiente noticia del año 2010 que fue publicada en periódicos españoles incluyendo a El Mundo, pero claro está, no se le dio tanta importancia. Se trata del acuerdo entre España y Venezuela contra ETA: TodoCaracas – “ESPAÑA Y VENEZUELA FIRMAN UNA NOTA CONJUNTA PARA SELLAR SU LUCHA CONTRA ETA”. Y si el lector está interesado en profundizar más sobre las mentiras de la prensa española sobre ETA y Venezuela recomiendo el siguiente documento: “Cómo los medios españoles inventaron nexos entre Venezuela y ETA” [PDF] publicado en Rebelion.org.

De todas formas… ¿qué pasa si realmente dicho etarra impresentable estuviera en Venezuela?

Ciertamente, no es imposible que Troitiño haya llegado a Venezuela.  Claro que es posible. La pregunta es más bien, ¿por qué se iría a Venezuela?  Pues por las malas relaciones que tiene el gobierno español con el de Venezuela. Como consecuencia de esto, se dificulta la extradición de presos; no sólo terroristas separatistas sino de otros presos comunes. Tanto el actual gobierno español de Zapatero cuyos voceros periodistas critican a Hugo Chávez sin parar, como el anterior de Aznar que apoyó el golpe de Estado del 2002; se han opuesto al proceso bolivariano. Las causas son múltiples, pero la cuestión económica no es desdeñable: el grupo PRISA y las múltiples empresas que la “entente del PSOE”, comandada por el ex-presidente Felipe González, tiene en Iberoamérica supone el apoyo explícito a los grupos socialdemócratas del continente y el combate contra todo proceso revolucionario que se le enfrente. La derecha neo-liberal española todavía sueña con conjuras judeomasónicas-bolcheviques en las que el PSOE y Chávez estarían inmersos a pesar de los acuerdos antiterroristas que han mantenido.  Los motivos son también múltiples, pero al igual que ocurre con el PSOE, los intereses económicos de la derecha española también son evidentes.

Sin duda a Venezuela le puede interesar tener en su seno a enemigos de su enemigo y de ahí muchas de sus ambigüedades que peligrosamente detectamos. Pero no siempre los enemigos de mi enemigo son buenos amigos, pues el separatismo vasco es un movimiento reaccionario directamente racista con un profundo odio no sólo a lo español sino a lo hispano y a todo lo iberoamericano en tanto les recuerde a España (por eso también los terroristas vascos comulgan con el indigenismo). Por consiguiente, el proyecto separatista vasco está objetivamente enfrentado con el gran proyecto que la República bolivariana de Venezuela impulsa en el continente.  Los primeros trabajan para separar a la hispanidad y los segundos para unirla. Ningún tipo de contubernio debe existir entre ambas opciones.

Artículos relacionados:

14 Respuestas a “Desmentida la fuga del etarra Troitiño a Venezuela”


  • Esquinas:

    Su texto está lleno de tal número de contrasentidos que apenas sé por donde empezar a criticarlo. Yo diría que es un texto “surrealista”, en el sentido de que, aunque aspire a lo real, no llega a estar a la altura de lo real sino, a lo sumo, de una fascinante fantasía ideológica.

    Esquinas comienza replicando a las numerosas denuncias por atropellos contra los procedimientos formales de la democracia liberal, cometidos por el gobierno de Chávez, manifestando la obviedad de que “todo Estado reprime”. Por supuesto que esto es verdad, por supuesto que todo Estado posee cauces legales, paralegales y extralegales para imponer su control sobre la ciudadanía y asegurar su “eutaxia”, pero hay diversas clases y grados de represión. No es lo mismo la represión practicada por el Estado árabe saudí para mantener su “eutaxia”, que la represión efectuada por democracias formales tales como España o Estados Unidos. La represión chavista es una forma de violencia institucional dirigida contra los principios mismos de la democracia liberal parlamentaria y contra las concepciones ilustradas europeas. A esto es a lo que Esquinas llama sin ningún rigor “proceso revolucionario”. Pero ¿qué es lo que revoluciona? Más coherente es considerar a Chávez como un populista conservador que continúa la saga del caudillismo que ha azotado las tierras hispanas, tanto en España como en Ultramar. Chávez está más cerca de Mussolini (otro gran admirador de Bolívar) que de Lenin e incluso que de José San Martín.

    No estoy de acuerdo en que el capitalismo sea una forma de socialismo. Más bien diría que el socialismo es una forma de capitalismo caracterizada por el intento de crear una comunidad orgánica corporativista, en la que las relaciones entre sus miembros son reducidas a relaciones (cuasi) familiares (de ahí la apelación a la “hermandad” entre los hombres y otros panfilismos a los que el propio Esquinas, que tanto se llena la boca despreciando al “panfilismo”, parece no dejar de prestar oídos). Por tanto, el socialismo, TODO SOCIALISMO, es reaccionario o tiene un potencial reaccionario: no en vano el fascismo y el nacional-socialismo fueron dos formas de socialismo, dos variantes izquierdistas de la misma matriz básica socialista o socialdemócrata. En esto habría que oponer el socialismo al comunismo: el socialismo es casi siempre nacionalista, mientras que el comunismo no lo es (y, cuando apela al nacionalismo, es que se ha desvirtuado por completo y se ha degradado a socialismo, como ocurrió en la URSS y en los países satélites).

    Por otra parte, veo que Izquierda Hispánica sigue cometiendo dos errores típicos del siniestro legado de la izquierda del siglo XX: condenar algo por el mero hecho de que sea “burgués”, y pensar que la “izquierda” es intrínsecamente buena o progresista mientras que la “derecha” es el Mal Absoluto. A la vista de la historia del pasado siglo, más bien habría que decir hegelianamente que el Bien Radical --es decir, el objetivo de la izquierda política-- es el Mal Radical. Esquinas, desde su sectarismo izquierdista, habla del “panfilismo burgués” de quienes se oponen al autoritarismo populista, indigenista y anti-ilustrado de Chávez. Pues bien, sin duda me incluyo dentro de este “panfilismo burgués”, sin la menor duda.

    El resto del texto de Esquinas incurre en toda clase de inexactitudes, falacias y contradicciones. Por ejemplo, dice vindicar a los aristócratas criollos que se independizaron de España, mas no por el hecho mismo de la independencia ni por cómo se desarrolló ésta (pues a menudo dio lugar a regímenes más opresivos que el de la Monarquía Hispánica), sino porque pusieron en marcha el proyecto de construcción de los Estados-Nación hispanos que hoy en día, por lo que se ve, transitan por la gloriosa Senda del Progreso Bolivariano hacia su Unión como Hermanos Hispanos, una nueva utopía que no deja de ser hermosa pero que choca frontalmente con la cruda realidad: los intereses geopolíticos, estratégicos y económicos de las naciones hispanoaméricanas hacen radicalmente inviable su unidad política. Esquinas incurre aquí en el voluntarismo que tanto denuncia, ignorando las condiciones materiales objetivas que hacen imposible la unidad política de las naciones hispánicas.

    Por supuesto, todos los Estados-Nación se constituyeron sobre la base de la violencia fundacional. Pero, una vez más, asumir por ello que los procesos en virtud de los cuales se constituyeron los Estados-Nación son todos equiparables es nuevamente incurrir en una sobregeneralización injustificada y en una confusión total. No son lo mismo Simón Bolívar y José San Martín. Algunos Estados-Nación se constituyeron de tal forma que el capitalismo estuvo acompañado por una democracia formal, mientras que en otros el capitalismo adoptó la forma de un clientelismo económico bajo gobiernos caudillistas y autoritarios. Thomas Jefferson es el modelo de la primera forma de creación del Estado-Nación; Simón Bolívar lo es de la segunda. José San Martín buscaba fundar una monarquía constitucional y estaba más cerca de la concepción de Jefferson que de la de Bolívar.

    Pero la cuestión central es: ¿qué sentido tiene “vindicar” a los fundadores de los Estados-Nación, sean del modelo liberal parlamentario o del modelo caudillista? Por supuesto, el surgimiento y desarrollo de los Estados-Nación ya no tiene vuelta atrás y no cabe postular un regreso a los regímenes pre-ilustrados ni a las “comunidades orgánicas” o “étnicas” supuestamente anteriores al surgimiento de los Estados. Pero una cosa es reconocer la inevitabilidad de este proceso histórico (que, hegelianiamente, es necesario e inevitable una vez que se ha producido y triunfado a escala planetaria), y otra distinta es proponer un nueva Utopía basada en una imposible unión supranacional de naciones enfrentadas entre sí por múltiples motivos e intereses contradictorios. Y menos sentido tiene apelar al Socialismo, esa reaccionaria visión de una comunidad orgánica corporativa unida por lazos de hermandad.

    En una cosa estoy de acuerdo con Esquinas: no es posible ningún tipo de revolución ex nihilo. Pero habría que ir más allá: hoy es radicalmente imposible cualquier tipo de revolución, salvo una de tipo populista y derechista en la línea de Haider, Berlusconi o la derecha xenófoba danesa y finlandesa. Frente a esta perspectiva, únicamente caben dos opciones: o ser un escéptico radical y alejarse por completo de toda forma de política (una opción muy respetable), o apoyar a los liberales y tecnócratas centristas que se oponen a esa nueva derecha populista y racista que nos amenaza (opción probablemente más sensata y correcta). Una izquierda radical completamente nueva podría tal vez recoger el legado del liberalismo político e ir más allá de éste, pero esa izquierda no existe ni se vislumbra por ninguna parte.

    Saludos de un conservador pequeñoburgués.

  • Estimados amigos,

    En la carta a Chomsky, José Rafael López Padrino se retrata como lo que es, un izquierdista anarquizante que apela a derechos metafísicos para cubrir sus vergüenzas. Claro que Estado de Hugo Chávez reprime, faltaría más. En eso consiste ser un Estado, entre otras muchas cosas. Se podrá estar de acuerdo o no en cada caso, pero protestar como un vulgar leguleyo por que no se cumplen las leyes es estar inmerso en el panfilismo burgués. Venezuela está inmersa en un proceso revolucionario y está sufriendo profundas modificaciones. Los distintos grupos, los que las apoyan y los que se enfrentan, utilizan todos lo medios, legales e ilegales para cumplir sus objetivos. No lo voy a llamar lucha de clases. Simplemente lucha por la hegemonia entre grupos con ortogramas enfrentados.

    De tonterías como lo que dice del pensamiento único -“Chavez promueve un pensamiento único”- ni pienso entrar. Y ciertamente, el socialismo de Chávez no puede considerarse si quiera un socialismo específico definido sino más bien un proyecto indefinido en el mismo seno del capitalismo. Los teóricos del “capitalismo de Estado” -la mayoría izquierdistas anarquizaste como aquellos a los que magistralmente se enfrentó Lenin- olvidan que el socialismo específico, al menos el más racional, es un desarrollo inmanente del capitalismo y no su remoción completa. Ciertamente otros grupos socialistas o comunistas viven bajo el “mito de la Revolución” que todo lo transforma. Por parte de IH no creemos en las revoluciones ex nihilo y además, defendemos el capitalismo por los desarrollos socialistas que tiene en su seno -Gustavo Bueno lo considera un tipo de socialismo- defendible sobre todo frente a otros sistemas socioeconómicos reaccionarios (neofeudalismo o neoesclavismo -el esclavismo sigue presente en África todavía hoy).

    En cuanto a Bolivar, yo extendería el análisis de Juan Carlos Álvarez a toda la burguesía criolla que se independizó frente a España. Sus gobiernos ejercieron un control mayor y más inmisericorde sobre la población -sobre todo la indígena- que la Monarquía Hispánica. Esto debe reconocerse frente a la Leyenda Negra anti-española. Ahora bien, precisamente esas burguesías tuvieron que construir el andamiaje de unos Estados-nación, dominar de modo efectivo sus territorios así como favorecer la acumulación capitalista para poder competir mínimamente y no estar vendidos a Gran Bretaña o los Estados Unidos. Y todo esto no se consigue sin violencia y atropellos. En este sentido, la reivindicación de Bolivar y de los caudillos independentistas por parte de IH no es por lo que históricamente hicieron en concreto, más o menos discutible, sino por el legado que los procesos históricos que comenzaron han tenido: los Estados nación actuales sobre los que construir una futura unión iberoamericana. Seguir penando por el pasado imperio es un contrasentido. La independencia hispanoamericana fue un proceso en el que también la metrópolis española cometió errores. No erroeres negrolegendarios sino errores de apreciación del curso de la historia. El caso de Cuba, la última posesión española, es sintomático. Los intereses de la burguesía catalana (sobre todo) hicieron imposible incluir a Cuba en igualdad jurídica y política al resto de regiones españolas.

    El mito de Bolivar es tan real -o más, porque está presente en el quehacer directo de muchos políticos- que el Bolivar histórico. El bolivarianismo actual no es el Bolivar histórico igual que el cristianismo no es el Jesús histórico. IH no es bolivariana pero lo que aprecia del socialismo bolivariano es algo muy importante: que no es “marxista” sino un socialismo específicamente hispanoamericano, y esto es de la mayor importancia para un grupo como el nuestro. Trabajamos con los materiales realmente existentes, y es este.

    Salud, y gracias por participar en las discusiones de la web.

  • Para Juan Carlos:
    1.Respecto al apoyo de Bolivar a la doctrina Monroe te pongo estas citas de él. “Más importante es conocer nuestro pasado y realidad social que copiar el código de leyes de Washington”. “Los Estados Unidos parecen destinados por la providencia para plagar la America de miseria en nombre de la libertad”.

    2. No entiendo esa doble vara de medir respecto a Jefferson o Napoleón al referirte a la dialéctica y contradicción de la Ilustración, que sin embargo no aplicas para Bolivar.

    3.No tienes en cuenta la dialéctica de clases y estados en tu análisis sobre Bolivar en cuanto a su búsqueda de alianzas (los liberales de Cádiz se aliaron con los partidarios del Antiguo Régimen y los ingleses frente a los franceses, y eso no desmerece un ápice su gran obra), y no tomas en cuenta lo que he comentado anteriormente sobre lo que Bolivar aprendió de lo que ocurrió con los Pardos en las dos primeras repúblicas venezolanas. En cuanto a lo de anti-imperialista, claro que no. Bolivar sin saberlo (porque no se puede juzgar a un persona por lo que cree de sí misma, y eso incluye que se viera o no como revolucionario, de hecho lo fué) buscaba crear un imperio generador a traves de una gran nación política heredera de los territorios americanos del Imperio español (la Gran Colombia).

    4. Para tí “la historiografia reciente demuestra” porque te conviene a tus posiciones, lo que no sea eso es una falsedad. Vaya, vaya.

    5. Con Chávez sólo haces insultos hacía el, y como veo que lo de Derecha socialista parece que te lo he desmontado(no lo nombras). Vas por lo de la Derecha extravagante (que también te he explicado porqué no) agarrándote a algunas frases de aquí y alla de Chavez me imagino, pero no a su realpolitik.

    6. No estoy de acuerdo en todo lo que salga en EL REVOLUCIONARIO en artículos o en firmas invitadas. En cuanto a Padrino me parece un marxista que se queda en las citas y letras de Marx para luego trasplantarlas a la realidad venezolana y no tiene en cuenta la dialéctica de clases y estados (ademas de que se le nota, como parece a tí, una fijación enfermiza con Chavez), este hombre sería el tipico miembro de la “izquierda caviar” como dicen en Venezuela.

    7. Por cierto no caigo ni en el victimismo, ni en la paranoia, ni en la hipocresía; sino en la ironía.

  • Por último, estimado Javier:

    Respecto al régimen de derecha indigenista y no alineada del caudillo Chávez, no estaría de más releer los magníficos artículos de José Rafael López Padrino publicados en “ElRevolucionario” (diario electrónico al que supongo no considerarás como parte del imperio mediático de PRISA ni del entorno de Pedro J. Ramírez), como éste que rebate todas las falacias de Chomsky sobre Venezuela:

    http://www.elrevolucionario.org/rev.php?articulo1691

  • Te recomiendo también la biografía de John Lynch titulada Simon Bolivar: A Life. Lynch explica que Bolívar nunca se consideró a sí mismo un revolucionario, sino todo lo contrario: representaba los intereses de las castas criollas blancas que estaban perdiendo sus privilegios políticos y sociales con las reformas liberales emprendidas por el gobierno de España desde finales del siglo XVIII y principios del XIX: la monarquía española llevó a cabo una política para eliminar las diferencias sociales, promover la movilidad social y mejorar la situación de las capas más desfavorecidas de la población. Bolívar se hizo eco de las protestas de los ricos terratenientes criollos cuando, en 1813, lanzó su “Guerra a Muerte contra España”, una campaña de terror en la que anunció que exterminaría incluso a los españoles neutrales. De este modo, logró convertir un conflicto social interno a la propia sociedad hispanoamericana en una guerra nacional contra el “invasor”, estrategia típica del nacionalismo étnico.

    Eso por no mencionar el continuo temor de Bolívar a la “pardocracia”, es decir, a una rebelión de los mestizos y negros contra las élites criollas blancas que seguían gobernando con mano de hierro tras la independencia. Ello le llevó a reprimir sangrientamente la rebelión del español José Tomás Boves en 1814, quien, además de ser realista y de luchar contra la independencia, lideró un ejército compuesto por los campesinos mestizos e indígenas más pobres de Venezuela, cuya causa defendía frente a la dictadura de las élites criollas.

    Por último, Simón Bolívar no fue jamás un “anti-imperialista”. Bolívar sólo utilizó para sus objetivos políticos la leyenda negra anti-española, y al mismo tiempo solicitó constantemente la protección británica: incluso llegó a ofrecer a ofrecer a los británicos el dominio de Nicaragua y Panamá a cambio de ayuda militar y financiera contra España. Por si fuera poco, Bolívar aplaudió la doctrina Monroe de los Estados Unidos, y aprobó el intervencionismo norteamericano en Latinoamérica como una forma de mantener a raya a España.

  • Y muchas gracias por conceder credenciales de materialismo racionalista y veracidades historicas. Sin duda tu tienes el copyright sobre todo ello.

    Por favor, no caigas en el victimismo ni en la paranoia hipócrita.

    La historiografía más reciente demuestra que, en efecto, Simón Bolívar no tenía nada de liberal ni de izquierdista. Era un espadón reaccionario que no llevó a cabo ninguna reforma social y que instauró un régimen político mucho más opresivo y lesivo para los derechos y libertades de los hispanoamericanos que el del imperio español. En este sentido, es imprescindible el reciente libro del historiador peruano Herbert Morote, titulado Bolívar: el enemigo número uno del Perú, un trabajo documentadísimo que echa totalmente por tierra el mito de Bolívar. El libro cita, por ejemplo, una carta de Bolívar al vicepresidente de Colombia Francisco de Paula Santander, en la que Bolívar escribe: “Los indios son viciosos hasta la infamia y bajos hasta el extremo. Son todos truchimanes, todos ladrones, todos falsos, sin ningún principio moral que los guíe”. En otras cartas de Bolívar aparecen expresadas opiniones semejantes. El charlatán y falsario Chávez debería haberse leído las cartas de Bolívar (aunque probablemente sea mucho esperar de Chávez que lea alguna vez algo que no sean sus propios panfletos delirantes).

    Respecto a lo que afirmas de Jefferson y Napoleón, es cierto que no hicieron nada para acabar con el esclavismo. Pero esto forma parte de lo que se denomina la dialéctica de la Ilustración: es decir, la Ilustración no fue el Bien, el Progreso y la Luz (como todavía hoy siguen sosteniendo sus defensores maniqueos, cientificistas, ateos “brights” y oteros mitómanos) frente a las Tinieblas y el Oscurantismo de los tiempos pre-ilustrados, sino que en muchos aspectos la Ilustración fue completamente continuista con el pasado, en otros supuso una evolución de las estructuras políticas y sociales del Antiguo Régimen, y en otros casos dio lugar incluso a un profundo retroceso en los derechos y libertades de la población. La Ilustración fue contradictoria, y desde su origen contuvo la semilla y el potencial de regímenes políticos absolutamente monstruosos, y más opresivos que el Antiguo Régimen.

  • Retuerces las citas a tu gusto. Lo que quería decir Bolivar es que había que utilizar el material heredado del imperio español para hacer de ahí una nación política (y efectivamnete lo generador de ese imperio hizo que compartieran lengua, religión, etc…). Y ya que eres tan quisquilloso con el tema esclavista ¿que te perece Thomas Jefferson uno de lo “padres” de la nación estadounidense? ¿o la Revolución francesa y Napoleon frente a Haiti?.
    Y muchas gracias por conceder credenciales de materialismo racionalista y veracidades historicas. Sin duda tu tienes el copyright sobre todo ello.

  • Javier:

    Todo lo que has escrito es una ficción sin la más mínima veracidad histórica. Me parece increíble que alguien que se dice “materialista” y “racionalista” haga suya toda una mitología inventada que no tiene nada que envidiar a la mitología zoroástrica de Ahura Mazda y de Aingra Manyu. Dado que no tengo mucho tiempo, intentaré hacer una síntesis.

    1. Simón Bolívar escribió al General Santander: “Santander, ¿es usted ingenuo o qué? Una vez concluidas las operaciones militares, todos esos esclavos volverán al cuidado de sus legítimos propietarios”. En otra ocasión le mandó esta nota: “Le estoy enviando 180 hombres, entre voluntarios y esclavos. Todos ellos van encadenados, para su protección”. Simón Bolívar únicamente liberó esclavos africanos con el fin de utilizarlos como carne de cañón: a los pocos que sobrevivieron (que fueron realmente muy pocos) les otorgó la libertad. Por otro lado, su crueldad sádica con los esclavos está bien documentada: Salvador de Madariaga escribió que Bolívar dejó ciegos a decenas de esclavos. Esto no es un libelo ni un mero infundio: se conservan decenas de testimonios que lo acreditan.

    Ya que tienen un origen, una lengua, unas costumbres y una religión, debera, por consiguiente, tener un solo gobierno”

    Esto, en efecto, lo escribió Bolívar, y es una perfecta definición de lo que se entiende por “nación étnica”, basada en la fantasía de la “identidad” (cultural, nacional, racial, etc.). “Una lengua/religión/origen étnico, un Estado”: ésta era ciertamente la concepción de la “Gran Colombia” que tenía don Simón.

  • Para Juan Carlos:
    1. La Revolución bolivariana no es Derecha socialista porque: en la capa conjuntiva en cuanto al poder ejecutivo tenemos una República presidencialista que adquiere su soberanía del pueblo a traves de elecciones, en el poder legislativo es unicameral (también a traves de elecciones) no contolado por el ejecutivo y sin una segunda cámara (que si había en la IV Républica) que represente territorios o hombres insignes. En la capa basal su política económica y social socialista está basado no en un paternalismo por amor o caridad, sino en el odio a la injusticia (los analisis de la nación venezolana dividida en clases, los llamados a leer y estudiar a Marx o Lenin entre otros). En la capa cortical es verdad que hay un reforzamiento del ejército, pero también de las milicias populares (el pueblo en armas); además de la no confesionalidad del Estado aunque se respete las creencias mayoritariamentes católicas de la nación.
    No es Derecha extravagante porque no busca fragmentar una nación política existente (neofeudalismo) ni dar privilegios a un grupo frente a otro por lengua o etnia (indígenismo).

    2. Diferentes organismos internacionales han verificado la limpieza de todas las elecciones que ha habido en Venezuela con Chávez, Entre ellos la UE, OEA, o la Fundación Carter (ninguno de ellos precisamente chavistas) y la propia oposición los ha aceptado todos desde las elecciones presidenciales del 2006 (antes denunciaba sin ofrecer pruebas porque estaba en una estrategia golpista que se les agotó).

    3. Das un dato del PNUD del 2005 ¿por qué no das de posteriores años? quizas no te conviene. En cuanto a PROVEA es una organización no gubernamental opositora que utiliza copia y pega de los datos a conveniencia.

    4. El problema es que no dices la verdad y te asemejas bastante a la sarta de mentiras o medias verdades en el mejor de los casos que sobre Venezuela emiten un día si y otro también esos medios que te he nombrado, de ahí la comparación.

    De nuevo gracias por tus opiniones y saludos.

  • Para Juan Carlos:
    “Me parece una locura que en una revolución en libertad se pretenda mantener la esclavitud” Simon Bolivar.
    “Es un idea grandiosa pretender formar de todo el nuevo mundo una sola nación con un solo vinculo que ligue sus partes entre si y con el todo. Ya que tienen un origen, una lengua, unas costumbres y una religión, debera, por consiguiente, tener un solo gobierno, que confederase los diferentes estados que hayan de formarse” Simon Bolivar.

    1. Tras las experiencias de la I y II Repúblicas de Venezuela, Simon Bolivar se dió cuenta que necesitaba el apoyo de pardos e indígenas que se habían sumado a las tropas realistas. Expresó la necesidad de liberar esclavos (decretos de Carúdanoy y Ocumare en 1816, además del discurso ante el congreso de Angostura o el del mensaje al congreso constituyente de 1821).
    Con los indígenas legisló a su favor con distribuciones de tierras y eliminación del tributo indígena (porque no se consideraba que hubiera ninguna razón para mantener en situación especial a los indígenas con relación a los demas ciudadanos).

    2. En cuanto a la nación política está la creación de la Gran Colombia (con la unión de los teritorios americanos del Imperio español: Virreinato de Nueva Granada, Capitania General de Venezuela, Real Audiencia de Quito) cuyos herederos son Colombia, Venezuela, Panama y Ecuador. Ademas de que defendió en el proyecto de constitución de 1826 una República fuerte, centralizada y democrática.

  • Lo siento, Javier, pero estoy totalmente en desacuerdo.

    Como ves nombra una y otra vez a Bolivar (hasta la República es bolivariana) que como imagino sabes quiso como idea limite fundar una sola nación política en los territorios americanos del Imperio Español (algo que en cierta medida también trata de hacer Chávez).

    Bolívar no tenía en mente formar una sola “nación política”. En primer lugar, Bolívar no tenía ningún concepto de “nación política”: era un criollo aristocrático racista, y su idea de nación era la de una nación étnica, racial-cultural. Marx ya lo vio muy bien en su momento, al señalar el carácter profundamente reaccionario de la figura de Simón Bolívar. Precisamente una de las críticas de Marx a la República de Bolivia fue la de que Bolívar había instaurado una odiosa dictadura bonapartista (en términos marxistas). Peor aún, Bolívar era un esclavista: tenía el monopolio de la Compañía Guipuzcuana de Caracas, con numerosos trabajadores esclavos africanos en sus plantaciones cacaoteras. Asimismo, la situación de los indígenas empeoró mucho tras la independencia de España: Bolívar abolió leyes españolas protectoras de la población indígena, de tal modo que los indios perdieron sus tierras y quedaron en situación de virtual esclavitud en las haciendas criollas.

    En fin un proyecto, el de Bolivar (que estaría dentro de la Izquierda Liberal que surge en España frente a los franceses y se concreta en las cortes de Cádiz) y el de Chávez que cuadra mucho con la racionalización revolucionaria por holización de todas las izquierdas que en el mundo han sido.

    No veo qué tiene que ver con la holización racional, tal como la describe Bueno, lo que Bolívar hizo en América: más bien habría que encuadrar a Bolívar dentro de la derecha criolla reaccionaria y caciquil que quería volver a restaurar varios privilegios del Antiguo Régimen que habían sido abolidos por España (sobre todo a raíz de la Constitución liberal de Cádiz).

    Bueno el bonapartismo es la evolución imperial de la Izquierda jacobina analogo al Estalinismo para la Izquierda Comunista.

    Me refiero al bonapartismo en el sentido en que emplea este término Carlos Marx en, a partir del ejemplo histórico de Luis Bonaparte, y no de Napoleón Bonaparte. El bonapartismo en sentido marxista es una forma de liderazgo político que aparenta ser “equidistante” en la lucha de clases o bien interclasista. Es una forma de dictadura política donde el ejército, la burocracia y el Estado —durante una crisis aguda— se independizan parcialmente de la burguesía, y de forma contradictoria representan los intereses de ésta al mismo tiempo que la debilitan políticamente. O, como Marx lo expresa:

    “Luis Bonaparte, como poder ejecutivo convertido en fuerza independiente, se cree llamado a garantizare el “orden burgués”. Pero la fuerza de este orden burgués está en la clase media. Se cree, por tanto, representante de la clase media y promulga decretos en este sentido. Pero si algo es, es gracias a haber roto y romper de nuevo y diariamente la fuerza política de esta clase media.”

    En cuanto al populismo no hay termino mas manoseado y falto de significado que este, y lo de derechista ¿a que te refieres?, a Pinochet o Videla (nada que ver con Chávez).

    ¿Me puedes decir por qué “populismo” es un término manoseado y “falto de significado”? Respecto a “derechista”, hay varias clases de derecha: Chávez entraría dentro de la derecha extravagante o divagante o bien de la derecha socialista, mientras que Pinochet y Videla formarían parte de una derecha reaccionaria de carácter más conservador y tradicionalista. Es posible que Chávez merezca el calificativo de “izquierdista”, pero también sin duda el de “derechista”: de hecho, ambos conceptos no son en absoluto contrapuestos ni incompatibles (como demuestra muy bien Gustavo Bueno en El Mito de la Derecha).

    En cuanto a lo de autoritario, ya van montones de elecciones limpias y justas en donde ha ganado casi siempre

    ¿Perdón? ¿Elecciones justas? ¿Cuáles? Varios organismos internacionales han señalado el fraude sistemático organizado por el gobierno bolivariano en las elecciones.

    Estando de acuerdo en lo de Irán, permite que te diga que sufres en los otros dos casos que enumeras (Cuba y Bielorrusia) el sindrome del fundamentalismo democrático, ademas de que son bastante más “obscenos” y “despoticos” otros regímenes como Marruecos o Arabia Saudi

    Esto no tiene ningún sentido. ¿Soy un “fundamentalista democrático” porque digo que Bielorrusia y Cuba son dictaduras obscenas (y son obscenas no sólo por ser dictaduras sino por ser regímenes brutales y enloquecedoramente kafkianos en el sentido literal de la palabra). Por supuesto, ello no significa que la democracia liberal (venezolana, española, estadounidense, etc.) haya de ser necesariamente buena, pero al menos es mejor que esos regímenes. Y no acepto el chantaje de no poder criticar la alianza de Chávez con Irán, Cuba y Bielorrusia sobre la base de que Arabia Saudí y Marruecos son peores. Yo rechazo la política exterior de Chávez lo mismo que rechazo la política exterior de Occidente en lo que respecta a Arabia Saudí o Qatar, por ejemplo.

    La pobreza ha disminuido a la mitad, los perceptores de ingresos más altos retienen menos renta que ha ido a los perceptores de ingresos más bajos, se han incorporado millones de personas al mercado laboral

    No sé de dónde has sacado tales datos, que sí son claramente falsos. Lamentablemente, la pobreza y la indigencia han aumentado con Chávez, y el tamaño de las villas miseria ha alcanzado límites históricos en Venezuela. Algunas estadísticas:

    El “Reporte de desarrollo humano 2005, del Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas, una lista que clasifica a los países según su esperanza de vida, alfabetización e ingreso per cápita, reveló que Venezuela cayó del lugar número 68 en el mundo al lugar número 75. Los economistas señalan que la caída se debió en parte a una baja en el ingreso per cápita del país, que descendió de US$ 5380 a US$ 4900 en los últimos dos años, en parte por una huelga opositora. (Extraído del Diario La Nación).

    La asociación Provea, basándose en datos del Instituto Nacional de Estadística de Venezuela, señaló en 2010 que “hasta antes del golpe de Estado de 2002, el país venía reduciendo la pobreza. Después del paro petrolero, se incrementó significativamente y, desde hace tres años, se estancó. Ahora, con el nuevo aumento lo que nos preocupa es que pareciera que esta tendencia a bajar la pobreza empiece a revertirse en una situación de regresividad”.

    En fin creo que no aciertas en tu comentario por lo que te he expuesto y más parecería ser la tipica columna antichavista de El Mundo o El País,

    Perdón, ¿y cuál es el problema? La verdad es la verdad aunque la diga el diablo, y hay que ser más amigo de la verdad que de Platón. Ese comentario me parece más propio de un izquierdista indefinido que de un izquierdista que pretende definirse.

    Saludos cordiales.

  • Hola Juan Carlos estoy en desacuerdo con tu comentario por lo siguiente:
    1.”ha rechazado por completo la tradición republicana de la ilustración europea para abrazar un indigenismo mítico y reaccionario”. Esto no casa con frases textuales de Chávez como está: “como decia Bolivar queremos acabar con las clases para que solo quede una, los ciudadanos”. Como ves nombra una y otra vez a Bolivar (hasta la República es bolivariana) que como imagino sabes quiso como idea limite fundar una sola nación política en los territorios americanos del Imperio Español (algo que en cierta medida también trata de hacer Chávez). En fin un proyecto, el de Bolivar (que estaría dentro de la Izquierda Liberal que surge en España frente a los franceses y se concreta en las cortes de Cádiz) y el de Chávez que cuadra mucho con la racionalización revolucionaria por holización de todas las izquierdas que en el mundo han sido.
    2.”ha resucitado la vieja tradición del bonapartismo populista autoritario y derechista latinoamericano”. Bueno el bonapartismo es la evolución imperial de la Izquierda jacobina analogo al Estalinismo para la Izquierda Comunista (ejemplos de dos Imperios generadores de Izquierdas, enlazando con el anterior punto es algo parecido a lo que pretendía Bolivar y pretende Chávez -crear una potencia generadora nucleo de la integración en un mismo nivel de las naciones americánas-). En cuanto al populismo no hay termino mas manoseado y falto de significado que este, y lo de derechista ¿a que te refieres?, a Pinochet o Videla (nada que ver con Chávez). En cuanto a lo de autoritario, ya van montones de elecciones limpias y justas en donde ha ganado casi siempre(eso sin contar que el 80% de los medios venezolanos son privados y el 90% de estos son furibundamente antichavistas).
    3. “en la política exterior ha buscado alianzas con algunos de los regímenes más despóticos y reaccionarios del planeta, regímenes obscenos como los de Bielorrusia e Irán(por no hablar de la dictadura cubana)”. Estando de acuerdo en lo de Irán, permite que te diga que sufres en los otros dos casos que enumeras (Cuba y Bielorrusia) el sindrome del fundamentalismo democrático, ademas de que son bastante más “obscenos” y “despoticos” otros regímenes como Marruecos o Arabia Saudi que no se llevan muy bien con Venezuela y si con USA o España. Pero es que la política exterior de Venezuela es uno de sus puntos fuertes debido a que es la avanzadilla de la integración iberoamericána (ALBA, UNASUR, PETROCARIBE, CELAC, BANCO DEL SUR,etc…).
    4. “los venezolanos más pobres… han sido traicionados por el gobierno bolivariano y ahora tienen un nivel de bienestar y una cobertura social y sanitaria peores aún que antes de la llegada de Chávez al poder”. Está es una de tus afirmaciones más claramente falsas. La pobreza ha disminuido a la mitad, los perceptores de ingresos más altos retienen menos renta que ha ido a los perceptores de ingresos más bajos, se han incorporado millones de personas al mercado laboral (aumentando el empleo formal sobre el informal y descendiendo a la mitad el paro respecto a como estaba antes de Chávez), se ha eliminado el analfabetismo, ha aumentado la matricula universitaria, se han hecho grandes obras de infraestructura y se ha aumentado la penetración de nuevas tecnologias (moviles, internet,etc…), entre otras. Todo eso gracias a la utilización de la renta petrolera(por el control de PDVSA), las misiones sociales (su sui generis estado del bienestar), y las nacionalizaciones de sectores estratégicos. Y esto reconocido por organismos como UNICEF,PNUD,y hasta el Banco Mundial,o una encuesta de Gallup muy reciente que desvelaba a Venezuela cono uno de los paises con más bienestar del mundo.

    En fin creo que no aciertas en tu comentario por lo que te he expuesto y más parecería ser la tipica columna antichavista de El Mundo o El País, como bien sabes periodicos al sevicio del orden establecido realmente existente. De todas maneras gracias por comentar en la web y saludos.

  • Tu crítica al “socialismo del siglo XXI” parece contra-inteligencia más que una argumentación normal. ¿Alguien en su sano juicio diría que el capitalismo ha fracasado? No, sigue ahí, vivo y coleando; por mucho que condene a la extrema pobreza a 2/3 de la población. Me hace gracia cómo usas distintas varas de medir, una para el socialismo al que le exiges una perfección utópica imposible y otra vara de medir para el capitalismo, que no mencionas pero con el que enseguida solemos ser complacientes cuando es un sistema mucho menos eficiente en su conjunto. Con esos niveles de exigencia, lo lógico y más fácil es caer en posturas derrotistas y fraccionarias. No es el caso de Izquierda Hispánica. ¿Qué propones tú?

  • Sea cierta o no la noticia sobre la huida y posterior acogimiento del etarra Troitiño en la República Bolivariana de Venezuela, lo cierto es que el llamado “socialismo del siglo XXI” de Chávez es un completo fracaso y un auténtico engendro político, tanto en la teoría como en la práctica. Primero, porque ha rechazado por completo la tradición republicana de la Ilustración europea para abrazar un indigenismo mítico y reaccionario (aunque con una verborrea pseudo-izquierdista y pseudo-marxista); segundo, porque ha resucitaso la vieja tradición del bonapartismo populista, autoritario y derechista latinoamericano; tercero, porque en política exterior ha buscado alianzas con algunos de los regímenes más despóticos y reaccionarios del planeta, regímenes obscenos como los de Bielorrusia e Irán (por no hablar de la dictadura cubana); y cuaarto, porque la situación económica y social de los venezolanos, sobre todo de los venezolanos más pobres (los habitantes de las villas miseria que hicieron fracasar el golpe de Estado contra Chávez), han sido traicionados por el gobierno bolivariano y ahora tienen un nivel de bienestar y una cobertura social y sanitaria peores aún que antes de la llegada de Chávez al poder (como puede constatar cualquiera que viaje a Venezuela y se dé un paseo por las zonas más depauperadas de Caracas, cuyo estado actual es simplemente trágico).

Actualmente los comentarios están cerrados.