Destapando sectas, contra los enemigos de la racionalidad: Primer caso, B.O.T.A.

Con la caída de la Unión Soviética, la degeneración de la socialdemocracia y la victoria del neoliberalismo procedente del imperio estadounidense, el único realmente existente desde entonces, millones de militantes e ideólogos de las diferentes izquierdas se hundieron en la indefinición ideológica, la desesperación y el nihilismo en algunos casos. Mientras los nostálgicos lloraban amargamente la pérdida del gran exponente del llamado “socialismo real” y los progres brindaban por el momento sin imaginarse siquiera la sucesión de guerras de rapiña y privatizaciones que se avecinaban, las generaciones post-muro de Berlín vagaban a la deriva ideológica, con el no future y el mercado pletórico cada vez más inaccesibles como únicas referencias. En España se añadía a esta catástrofe los sueños rotos de la Transición al régimen social-fascista, el estado anímico de las izquierdas traumatizadas por la derrota en la Guerra Civil y la reconversión industrial que transformó a España en una colonia con una economía servil y sumisa a otras potencias como EEUU o el eje franco-alemán. Dichas situaciones, en consecuencia, fueron un caldo de cultivo perfecto para el auge de izquierdas indefinidas, derechas extravagantes, derechas neofeudales, fundamentalismos religiosos y diferentes pseudoreligiones.

El fenómeno que analizaré caso por caso será la expansión de las distintas pseudoreligiones, sectas y demás movimientos irracionalistas de corte Nueva Era. Con el mercado pletórico de bienes, servicios e ideologías, aparece todo tipo de oferta, por excéntrica que sea, para satisfacer la demanda ascendente de sustitutos del sistema filosófico materialista, en concreto el materialismo dialéctico, sumido en la miseria tras el fin de la URSS.

Además, el anticlericalismo barato que está de moda actualmente también ofrece un impulso para estas sectas y movimientos Nueva Era. “Nosotros ofrecemos la verdad y la luz frente al oscurantismo y la avaricia de la iglesia católica”, dicen los heraldos de estas sectas mientras pasan el cepillo entre sus ilusos adeptos. Por ello, hoy en día más que nunca, es necesario destapar y criticar estas sectas junto al conjunto de la Nueva Era, contra su gnosticismo y sus planes de expansión captando mentes débiles y confusas que carecen de todo norte ideológico racionalista.

El primer caso que analizaré es el de una curiosa secta de origen californiano, que en este momento cuenta con fieles en EEUU, Europa, Nueva Zelanda, Australia, Canadá y varios países iberoamericanos. En EEUU, es considerada legalmente una iglesia más, aunque obedezca más a las características de una secta gnóstica irracionalista. El nombre de esta secta es B.O.T.A, las siglas de Builders Of The Adytum, traducido como Constructores del templo.

B.O.T.A fue creada en 1922 por el estadounidense Paul Foster Case y Ann Davies. Tras una lucha de poder en el seno de la secta Golden Dawn o Alba Dorada, Paul Foster Case fue expulsado de la orden. Poco después, se supone que se puso en contacto con el misterioso y desconocido Maestro R. Anteriormente Paul Foster Case había hecho tratados sobre la “verdadera” interpretación de los evangelios según la Cábala (la parte más irracionalista, mística y gnóstica del judaismo, en la que sus miembros creen poder hacer magia con cálculos númericos y su relación con el alfabeto hebreo) y los significantes profundos y místicos de las cartas del Tarot. Sin embargo, se supone que fue este contacto con el misterioso Maestro R, que se definía así mismo como uno de los pocos junto a Cristo que consiguió la inmortalidad física, lo que impulsó a Paul Foster Case y su leal discípula Ann Davies a crear su propia secta.

La gnóstica de esta secta se basa en una mezcla de budismo e hinduismo con parte de las tradiciones más herméticas y gnósticas de la tradición judeocristiana y demás delirios de la Nueva Era. Así postulan: La Santa Cábala es la mística (oculta) Sabiduría Enseñanza del antiguo Israel. Los grandes profetas del Antiguo y Nuevo Testamento, incluyendo a Jesús de Nazaret, eran versados en la Cábala y de ella recibió su formación espiritual. La Santa Cábala se basa en un glifo esquemática y simbólica llama el Árbol de la Vida. Es una representación pictórica, simbólica del Dios Uno y de la relación del hombre con Dios y la creación. El Tarot es un libro de texto con ilustraciones en la Sabiduría Eterna y se encarna en el árbol del diagrama de la vida. Su sistema de adoctrinamiento y financiación consiste en enviar por correo panfletos gnósticos escritos por los fundadores y algunas redactadas por “mediums que se ponen en contacto con el Maestro R y otros inmortales”. Una vez al mes y a cambio de una cuota mensual, el adepto recibe los panfletos y medita sobre ellos. Un sistema de autoaprendizaje al estilo de los conocidos libros de autoayuda, basado en una inconsciente tradición protestante individualista en la que cada uno hace su interpretación personal de los textos sagrados y en este caso, de la basura mental de cuatro engañabobos. A cambio de la lectura diaria de estos panfletos, estos agudos estafadores les prometen alcanzar la inmortalidad física, ya que según ellos no lo consiguió solamente Cristo, sino otros muchos más “iluminados” a lo largo de los tiempos. Propaganda digna de los más insufribles anuncios de teletienda, o del liberalismo más inspirado por el calvinismo, siguiendo la lógica de: “Otros ya han alcanzado el éxito y la felicidad por sus propios méritos. Si no lo has logrado todavía, es culpa tuya y debes cambiar eso. Todo el mundo puede llegar a la cima si se esfuerza, el mercado ofrece oportunidades para todos los que sepan aprovecharlas”.

Aunque todavía no haya captado millones de mentes débiles por todo el globo, no deja de ser preocupante que esta secta siga extendiéndose poco a poco pero como una plaga. Hace grandes promesas a cambio de pocos esfuerzos. Es un sistema adaptado para pijoprogres de la nueva era que pueden costearse un Mercedes, una casa de verano en la costa, clases de yoga dos veces por semana, ropa de marcas como Dolce Gabbana o Armani y la vida eterna. Un producto malsano más del mercado pletórico, que debe ser eliminado al igual que la nauseabunda Nueva Era en su conjunto. Un todavía pequeño Frankenstein del mercado pletórico que busca condenar a cada vez más personas a la locura gnóstica. En una sociedad con unos mínimos principios racionalistas, esta secta sería prohibida y no tendría el status de religión, como lo tiene jurídicamente en el estado de California. El detritus metafísico maniqueo solo tiene un lugar desde la perspectiva materialista: El vertedero.

Continuaré analizando casos de sectas y pseudoreligiones, que por desgracia existen en demasía. Astrología, Golden Dawn, wicca, vudú, satanismo, cienciología, testigos de Jehová y un largo etcetera de pseudoreligiones atentan contra la racionalidad y cualquier intento de crear un proyecto político materialista socialista y racionalista que haga frente al imperio estadounidense capitalista realmente existente y a sus acolítos. Estas sectas son un producto y en parte sostén de ese imperio y el mercado pletórico, ya que se emplean como alucinógenos o, citando a Marx, Opio para el pueblo. Desde el relativismo de los progres y panfilistas, no se percatan del riesgo que supone fomentar las pseudoreligiones por tolerancia pasiva, el agnosticismo absoluto y el considerar que toda oferta del mercado pletórico es válida al satisfacer determinada demanda. También hay que añadir que estos pánfilos prefieren muchas veces estas pseudoreligiones antes que el catolicismo, como si creer que con la Cábala uno puede ser inmortal fuera más racional que la creencia en la Santa Trinidad. No hay que dar cuartel ni respiro a los residuos gnósticos, perjudiciales para la salud mental.

Artículos relacionados:

10 Respuestas a “Destapando sectas, contra los enemigos de la racionalidad: Primer caso, B.O.T.A.”


  • Però això que es!!!
    Argamesilla, treute la típica vagància hispànica del damunt i penca una mica paio. Ni un trist articulet anticatalà que tirar-se a la indigència intel·lectual d’aquest panfletillu “rojillo”.

  • Con todo mi amor en L.V.X.

  • Mariana Luxemburgo: ¡Es una verdadera lástima que se invierta algo del tiempo, que seguramente en su caso no es “valioso”, para difamar y falsear el trabajo de instituciones de gran valía como es el caso de BOTA “Builders of the Adytum”.

    ¡Mucho cuidado…! La responsabilidad, y no solo física, de exponer algún tema, puede: incrementar en muchos el interés en este, o privar de los beneficios a muchos otros que, entonces si, sustentando su ignorancia, hagan caso de sus palabras.

    ¡Soy y he sido durante más de 40 años orgullosamente estudiante y practicante de las enseñanzas de BOTA… Y por los resultados altamente satisfactorios en mi personalidad y vida, lo seguiré siendo hasta el final de mis días!

    Hablar de los muuuuuuuchísimos beneficios de tan enriquecedor aprendizaje sería “corresponder” a tanta ignorancia manifiesta en cada una de sus palabras, sin embargo, sirva simplemente, un señalamiento sencillo y fácilmente constatable en cualquier diccionario, incluso de bolsillo: ¡”Secta” -- Se llama al grupo de personar que “adoran o idolatran a una “deidad” diferente al común de la gente! Y NO ES NUESTRO CASO.

  • Juan González

    Por cierto, cuando digo “económoco” quiero decir “económico”.

    Hablando de lo cual…:

    Cuando yo estaba, creo recordar que la cuota era de 144 euros al semestre, no al mes. No se cómo será ahora, pero mensualizada supone 12 € al mes.

    Marina Luxemburgo, si me permites, me gustaría hacerte una pregunta:

    ¿Fumas?¿cuánto te gastas en tabaco?¿bebes alcohol?¿cuánto en alcohol? Te maquillas, ¿cuánto en maquillaje?…

    …Y que nadie me pregunte, por favor, por las cuotas a día de hoy, me quedé en el 2006.

    …Y lo echo de menos…

  • Juan González

    Yo seguí los cursos hasta el ejercicio económoco 2006. Nadie me acosó después para que volviera.
    ¿Es un cuento chino? Pues es un cuento chino bonito.
    La gente va al teatro, al cine…por el mero hecho de entretenerse.
    Verdad, mentira, ¿qué más da?
    …Lo que aterra es la santa inquisición, que de santa no tiene nada…
    Pero el artículo inicial contestado y debatido después por distintas opiniones te hace sonreir: se puede hablar, exponer, discutir…sin dispararse, sin matarse…
    Y si seguimos puliendo la cosa, incluso puede que llegue un momento en que se debata sin insultarse, ni implicita ni explicitamente, ni exotérica ni esotéricamente.

    Un abrazo a TODOS,

    Vuestro en L.V.X.,

    Juan

  • Estimada marina: si realizas una crítica a fondo, no debieras conformarte con estereotipos y clichés sin probar como “Estafa”, “irracionalidad” , etc. Es muy fácil hacer criticas así. Es fácil cubrir todo con escepticismo. Da la impresión que tienes un gran interés por este mundo de lo oculto, pero tienes delante de tus ojos un velo de unas dimensiones colosales, todo lo miras a través del filtro muy espeso de tu particular ideología. No eres nada objetiva. Afortunadamente el mundo es mucho más grande y profundo que la densidad del velo que tienes ante tus ojos.

  • existe una secta que es mucho mas dañina y mucho mas podrida, con miles de seguidores en todo el mundo, se llama la secta de los ignorantes que siguen creyendo en la estupidez del socialismo ideología verdaderamente devastadora y destructora de la economía y del justo reparto de los bienes, esta secta que agrupa todo tipo de indeseables comunistas marxistas socialistas e izquierdista de todo tipo, ha hecho que muchas naciones despilfarren sus recursos y destruyan su economía, un caso reciente es el de mi país Venezuela que paso de ser un país vanguardista en su continente y ahora es una verdadera lastima que yo mismo vivo en carne propia donde no se pueden conseguir los insumos básico para alimentación como es leche, harinas, carne o poyo, insumos básicos para el aseo como puede ser papel higiénico, ahora debe adquirirse tras largas colas cuando hay suerte y aparece en algún mercado, algo realmente penoso y lamentable, estos socialistas e izquierdistas no entienden porque sus cerebros soy muy pequeños, que para que su ideología pueda funcionar, el país tiene que si o si, contar con recursos infinitos, y que como esa posibilidad es imposible, entonces sus ideologías son simplemente destructoras y devastadoras, la única manera de repartir los recursos de manera equitativa a todo el pueblo es a través del capitalismo liberal, y un gobierno con buena administración capitalista liberal, también puede implementar planes socialistas para los mas necesitados sin menoscabo de la economía, este es el mejor sistema, y los que deben ser completamente eliminados de las faz de la tierra son todos estos izquierdistas fanáticos sectarios, les escribe alguien que esta sufriendo y padeciendo en carne propia las consecuencias del izquierdismo y del socialismo aqui en venezuela se destruyeron miles de fuentes de empleos, miles de empresas fueron expropiadas para luego quebrar nada de lo que se prometió funciono, las cooperativas fueron un fracasos, se crearon miles y miles mas de desempleados y los pobres son cada vez mas pobres, así que no sean estúpidos y dejen de creer en pajaritos preñados, que ustedes critican a los que creen en nueva era pero es mucho mas increíble toda su ideología utópica e inaplicable y mucho mas dañina y venenosa

  • La ignorancia es tan atrevida que es el negocio más rentable: Uno no puede opinar de lo que no sabe, es mejor callar.

    Todo lo que aparece de Marina Luxemburgo sobre B.O.T.A es pura M…

    No olvide que la prueba del manjar está en el paladar…

  • Asombrado me deja la sarta de libelos que usted esparce sin el mínimo rigor, ni contraste, ni conocimiento, sobre algo que desconoce, hasta el punto que publica y comparte, sin pudor alguno, ni responsabilidad por lo que emite, mentiras irrespetuosoas, a partir de elucubraciones interesadas, datos inexactos o supuestos.

    Y más que asombrado, me aterra que basándose en la presunta autoridad de la “racionalidad”, usted llegue a arrogarse la capacidad de juicio de considerar qué es viable y qué no lo es, en cuanto a la “salud pública”, como si fuéramos tontos y necesitásemos de su denuncia para juzgar por nosotros mismos. Tal parece que la inquisición de la racionalidad, apoyada por el mero uso del derecho a hablar y escribir, sin estar, no ya medianamente informado, sino basado en la más superficial e interesada de las rumorologías, ya sirve hoy en día para llegar a puerto, a cualquier puerto.

    No voy a entrar a defender a esta “BOTA” que usted denomina secta. Perdería el tiempo. Simplemente le diré a usted, y a quien lea sus líneas y estas otras, si tiene la suerte, que su exposición es falsa, incompleta, gratuitamente peyorativa, y que desconoce claramente el tipo de actividades, prácticas y estudios que pone de vulta y vuelta, así como la metodología o las obras del autor que menciona.

    Usted está extrapolando, en este caso sin tino, lo que no deja de ser cierto para una multitud de sectas que alienan a la ciudadanía, incluidas religiones mayoritarias. Pero como le digo, en este caso ha fallado el blanco y se ha dejado llevar por no sé qué información o fuente interesada.

    Así mismo, el filo de insultos y desprecios que emite, le retratan claramente. Si usted considera peligrosa, dañina y socialmente extirpable este tipo de actividad “sectaria”, considérelo como un reflejo de lo que otros quizá pudieran pensar de usted, de sus formas de respeto, y de la inquisición de su racionalidad, racionalidad incompleta puesto que no posee ni se preocupa por poseer un conocimiento y una base para su ejercicio de raciocinio.

    Es un fenómeno desagradable el que hoy en día se atestigua: cualquiera asciende a la libertad de tribuna y de palabra, y la ejerce sin el mínimo rigor y responsabilidad; suelta su diatriba y se queda tan ancha. Es más, enarbola la bandera de la salud pública y afila la guillotina en nombre del bien común sin el menor pudor. Ya le digo, me aterra este ejercicio simplista de información incompleta y sesgada.

    Conozco a personas que han participado en esto que usted llama “secta”, y me merecen un profundo respeto y simpatía, y no las considero en absoluto sumergidas en el nivel de alienación que usted les achaca, más bien al contrario. Son personas libres, educadas, con un recorrido humano considerable y respetable, y no van dando la brasa por las puertas ni haciendo ninguna clase de proselitismo, aunque no sé con quien habrá llegado usted a relacionarse para obtener tal información, quizá con alguien de su misma categoría crítica. En cualquier caso, no tienen nada de “pijoprogres” como usted se aventura gratuitamente a proclamar y a extrapolar.

    En este caso, tampoco quiero hacer ningún proselitismo o defensa, porque es mi creencia que cada cual, en respuesta a su propio interés humano y al desarrollo de su criterio e individualidad, encuentra aquello que necesita en su caminar, a veces lecciones amargas que obtiene para aprender a discriminar (y muchas sectas, incluida la católica, ofrecen este tipo de lección hoy en día, y siempre, e incluso le diré que en esta misma organización las personas han aprendido o han tenido ocasión de hacerlo, de sus errores, tanto como de su desarrollo. lo cual es un fenómeno humano tracdicional), pero en cualquiera de los casos, es la persona la que aprende por su experiencia, y no son los demás los que les enseñan. Y si usted asume la bandera de la advertencia, seleccione mejor sus objetivos, o indague la naturaleza de los mismos, más allá de la superficie.

    Sin más, le dejo en compañía de su fresco racionalismo, pero le advierto que éste, o el uso de la razón, si carece de fundamentos veraces, de respeto y de profundidad, no va a conseguir abandonar la misma categoría de “basura mental” que usted adjudica desde su tribuna.
    Atentamente,

  • El título de esta entrada pretende ser claro: “Destapando sectas, contra los enemigos de la racionalidad: primer caso, B.O.T.A.” La crítica expuesta, en general, es contra las muchas pseudo-religiones y movimientos “Nueva Era” que al parecer pululan por muchos rincones del globo y, en particular, contra esa asociación fundada en 1922. Fechas similares podríamos encontrar en muchos otros movimientos; por lo que calificarlos de “neo” sería pelín exagerado. El auge de estas cosas se sitúa en un contexto específico: la caída de la URSS, llamado “socialismo real”, la degeneración posterior de “socialismos no-reales”, la victoria del neoliberalismo estadounidense y de otros ortogramas mucho más depredadores –por viejos, no por diablos-, como el eje franco-alemán indo-europeo, que habrían propiciado un excelente caldo de cultivo para que esos movimientos se desarrollen, gracias al mercado pletórico de bienes en el que caben todo tipo de ofertas, incluidas las más irracionales. Las cuales, al parecer, vendrían a satisfacer la demanda ascendente de sustitutos del sistema filosófico materialista, que se sitúa, de este modo, en la parte “racional”.

    Sin perjuicio, habría que decir, de otros modos “racionales” de ver las cosas. No sería la primera vez, por ejemplo, encontrar entre la papilla televisiva, cuando ETA actuaba, calificativos de “irracionalidad”. Nada más lejos de la realidad; pues eran actos absolutamente racionales… dentro, eso sí, de una lógica distinta a la que podía representar el Estado y la mayoría de consumidores de tal papilla. Las armas, diría Cervantes por boca del Quijote, son mucho más racionales que las letras. Y eso que lo decía un loco. La “razón” no es una diosa a la que se pueda vestir con una túnica y colocar en Notre-Dame. Se dice que la racionalidad comienza por las manos, por la manipulación de las cosas con las manos. Los científicos que se ocupan de estas cosas dicen que primero fueron las armas; la pluma vino después… una vez se descubrió que es un arma mucho más sofisticada.

    Como es natural, desconozco los pormenores internos de este tipo de sectas y movimientos. De hecho, conocida una, se conocen las demás; pues suelen estar cortadas con el mismo patrón. Básicamente, si algo de “neo” tienen algunas, es que ahora la salvación también viene del cielo, pero en este caso a través de naves tripuladas por hombrecillos verdes. Estos hombrecillos son los nuevos númenes. Contra éstos sólo sería efectiva “La Bomba”; aunque lógicamente sus fieles calificarían esta postura como “irracional”. Por lo demás, es más de lo mismo… y cuánto más antigua sea la tradición pretendidamente seguida, más “caché” pueden exigir. Y como no pueden seguir sólo una tradición, porque entonces no se diferenciarían en nada de los fieles concretos de esa tradición, pues meten varias en una coctelera, por más antagónicas que sean, y después de agitarla con energía la sirven en copitas al gusto del consumidor. Ahora todo es “energía”. No hay que irse muy lejos para comprobar que uno de los argumentos utilizados por muchos manifestantes del 15-M era la cantidad de energía que se estaba concentrando en la Puerta del Sol. De ahí, supongo, que pusieran toldos; pensando que así no se les iba a cocer el cerebro con tanta energía suelta y desbocada.

    Esto tampoco impide una crítica a la crítica. No basta con recitar la amalgama de doctrinas que suelen sustentar estos grupos. Porque entonces se da por hecho que tales grupos saben lo que significan esas doctrinas. Y eso es lo que habría que poner en tela de juicio; eso es lo que estaría por ver. El término “gnóstico” es muy utilizado; pero se duda que tengan mucha idea de lo que significa. Se duda igualmente que sepan quién fue Mani, con excepción de su principio: «el hombre sufre, la gnosis salva». Se duda que tengan la más mínima idea de lo que es la Cábala… a la que al parecer llaman “Santa Cábala”. Se duda que tengan idea de lo que es el hinduismo, su heterodoxia budista, las doctrinas yóguicas. Suponer que Jesús fue experto en lo que sea, es mucho suponer; y más cuando ese “lo que sea” no existía todavía como tal. No digamos del uso indiscriminado del término “mística”. Como sucede con “energía”, ahora resulta que también todo es “mística”; lo mismo sirve para un roto que para un descosido. ¿Qué demostraría que no tienen ni idea de nada de esto…? Pues la mezcla final. Como todas son ovejas, creen que se pueden mezclar churras con merinas.

    Si pueden catalogarse a estos “neo-grupos”, que de “neo” tienen bien poco, de irracionales, no es porque todas esas doctrinas que manejan pudieran ser irracionales, sino porque el resultado final lo es. A nadie en su sano juicio se le ocurriría ecualizar todo esto. Sin duda una mezcla “explosiva”; mucho más que las triacas de opio que algunos emperadores romanos, entre otros, se tenían que meter para poder aguantar la presión. Los venenos no existen, lo que existe son las dosis; como saben todos los que conocen esas hierbas mágicas que todos sabemos. Siempre relacionadas, dicho sea de paso, con todo tipo de cultos mistéricos. Platón hace decir a Sócrates que el “pharmakón” devolverá la salud si al usarlo se pronuncia el ensalmo oportuno; ¿Son irracionales por eso…?

    El asunto cabalístico es de las cosas que más me ha llamado la atención. Habría que recordar brevemente algunos conceptos básicos que nos permitirán avanzar más rápidamente. En efecto, Kabaláh significa “recepción” o “tradición recibida”. Originalmente, este término abarcaba a toda la Ley Oral (Misnáh y Talmud) para diferenciarla de la Ley Escrita contenida en la Biblia hebrea o Tanáj. Pero con el correr del tiempo se ha usado casi exclusivamente para designar a la tradición mística judía y se ha traducido al español por la palabra Cábala o Cabbalá; siendo la doble B como sólo un alargamiento en la pronunciación de dicha letra. Es cierto, también, que existen algunas coincidencias entre la cabbalá y el desarrollo griego o cristiano del saber esotérico. Pero existen tantos otros o más aspectos específicos en la tradición mística judía que aunque otras tradiciones empleen los mismos términos, conviene tomar precauciones para no establecer sinonimias precipitadas. Lo más probable es que las mismas palabras no se refieran a lo mismo. Esto es de especial aplicación a las sectas más cristianizadas; las cuales, ¡cómo no!, no se conformaban con el sincretismo griego que las hizo nacer (Jerusalén-Atenas; Jesús-Cristo), sino que precisaban también de su propia cábala. Si encima esas palabras se ponen en boca de los múltiples “iluminados” que hay por doquier, los cuales encima pretenden fundirlas con otras perspectivas más orientalizadas, es fácil sacar conclusiones.

    Uno de los elementos específicos y genuinos de la mística judía es, por ejemplo, la relación entre halajá y cabbalá, importantísima para entender este tipo de misticismo. Muchos movimientos esotéricos que al principio aparecen como marginales, acaban siendo marginados y hasta perseguidos por las jerarquías religiosas establecidas, por su carácter innovador, por su individualismo o por la contestación a los dogmas oficiales que puedan surgir en su seno. En el judaísmo no ocurre nada parecido. Los místicos no son anacoretas, no son ermitaños, sino que viven y rezan con todo el mundo respetando estrictamente la halajá, es decir el caminar como judío por la vida, de acuerdo con las normas tradicionales. Ese matrimonio feliz entre el mundo de la Ley y de la doctrina rabínica por un lado, y por el otro el mundo de la debecút, es absolutamente original en el desarrollo del pensamiento místico en el seno del pueblo de Israel. Sería interesante saber qué tipo de Ley cumplen todos esos movimientos “neo”; porque si creen que añadiéndole el término “Santa” al término Cabbalá, ya cumplen, pues sigue siendo fácil sacar conclusiones.

    De hecho, aunque a pocos se lo parezca, es un invento que podría llamarse “español”; de los españoles de aquélla España. A saber: el primer desarrollo ya está presente en la Biblia; concretamente en el relato de la Creación que abre el Libro del Génesis, así como en el Libro de Ezequiel, en su primer capítulo. En la tradición judía son conocidos como Ma’asé Bereshit y Ma’asé Mercabá es decir, la Obra del comienzo y la Obra del carro (celestial). Ambos describen la estructura mística del universo. El segundo desarrollo está presente en distintos pasajes del Talmud en los que se alude por ejemplo a los Sitré Torá y Razé Torá (secretos de la doctrina). La llamada también Hojmá Nistará, o ciencia de la sabiduría, sigue presente en la época de los Gueonim, y los sabios que la comparten serán conocidos como Yode’é Hen, donde la palabra Hen, que significa gracia, está formada por las iniciales de Hojmá Nistará. Un texto sumamente revelador se encuentra en el tratado de Haguigá, página 14b: “Arba’á nijnesú la-Pardés… cuatro penetraron en el Pardés…, paraíso. Pardés significa literalmente “vergel” pero esta palabra se considera compuesta por las iniciales de otros cuatro vocablos que expresan distintos niveles de conocimiento que son Pesát, Rémez, Derás y Sod. De los cuatro que penetraron, nos enseña el texto del Talmud, sólo uno fue capaz de realizar el arduo y difícil recorrido del Pardés y salir ileso, indemne. Fue el famoso sabio del siglo II, llamado Rabbí Akibá. Y llegamos a los cabalistas españoles.

    Tras la expulsión de los judíos de España (Sefarad) en 1492, se produjo un auténtico seísmo en el pensamiento judío y particularmente en la cabbalá; que sufrió un cambio radical, a la vez cualitativo y cuantitativo. La cabbalá va a ocupar, a partir de entonces, un lugar prominente, importantísimo en el pensamiento judío, desplazando a las corrientes racionalistas tradicionales, incluso a las corrientes del Pesát, el sentido literal, a las cuales se va anteponer. El cordobés Maimónides, algún siglo atrás (Rambam, 1135-1204), filósofo, matemático y físico, representante de ese racionalismo, proyectaba un cuadro contemplativo del mundo cuya naturaleza fundamental era alegórica y racional (en sentido filosófico). Es decir, todo tenía un sentido, pero un sentido que era básicamente expresable. Para la mística, sin embargo, dicho cuadro contemplativo del mundo sólo podía tener una naturaleza simbólica e irracional. La alegoría, el medio radical del pensamiento entre los filósofos, se relegó a un segundo o tercer lugar. Todas las cosas tienen un sentido, pero este sentido es inexpresable. Lo cual conlleva un nuevo orden. La Toráh trasciende al mundo; por tanto, no sólo irrumpe en el mundo como alegorías de ideas inherentes al mundo o como simplemente un «método de educación» mundanos. Gerona llegó a ser el primer relámpago… pero no como un centro de «entusiasmo», sino más bien como una contemplación introvertida…; es decir, la «Guía» de Maimónides puede, como mucho, conducirnos ante el umbral de la experiencia mística, pero no más allá.

    La profesora de la Universidad Hebrea de Jerusalén, Rahel Lior, describe muy acertadamente este fenómeno. Basándose en los trabajos de Baer, Aescoli y Scholem entre otros, Rahel Lior describe cómo el pueblo judío no se dejó abatir por la expulsión. Aunque la consideró como una catástrofe sin parangón desde la destrucción del Templo de Jerusalén, con la subsiguiente pérdida de la independencia nacional, el pueblo judío elaboró, sin embargo, una respuesta capaz de permitirle asumir lo ocurrido y sentar las bases ideológicas de ese mismo renacimiento nacional. O dicho de otro modo, quizás demasiado brusco: un programa político… cuyo fruto alimentará siglos después al mismo sionismo político. Curiosa esa relación de un movimiento “irracional” sustentando un movimiento de lo más “racional” conocido.

    Después de la expulsión, nace la escuela de Safed; círculo en el que se desarrollará más tarde. Lo forman principalmente sefaradim españoles. Hasta entonces, y en todos los países de la nueva dispersión, la reacción judía ante la expulsión, el Guerús, se había caracterizado por el silencio casi absoluto de sus contemporáneos, en cuanto a explicaciones de tipo económico o político. La mayor parte de los comentaristas judíos insisten en que la clave explicativa de ese nuevo exilio dentro del exilio, vivido por sus víctimas como una verdadera Soá (catástrofe), no la constituían factores económicos o sociopolíticos. Tampoco se podía explicar la expulsión como resultado del odio de otras religiones u otras sociedades hacia el judío. La única explicación posible residía en los propios errores cometidos por el pueblo judío. ¿Cómo pudo nacer de una teoría auto-inculpadora, el ansia de redención y de recuperación de la esperanza y la dignidad nacional capaz de animar, o mejor dicho reanimar, a todo un pueblo…? Para los cabalistas de Safed que la elaboraron, la respuesta era sencilla, muy sencilla: Si el error es sólo imputable al pueblo judío, también la clave de la redención debe estar en su mano. Lo importante a partir de entonces era no dejar la llave del futuro en manos de nadie. Ese es esencialmente el mensaje de la escuela de Safed: volver a poner la llave del retorno y del regreso al hogar ancestral en la tierra de Israel, en las manos del pueblo judío. Y ése será precisamente su mayor logro. Lo alcanzarán elaborando un nuevo sistema de pensamiento. La nueva visión irá acompañada por un vocabulario prácticamente creado para la circunstancia. Casi inmediatamente surgirán las obras que traducirán, en términos nacionales e incluso nacionalistas, el nuevo impulso intelectual que mucho más tarde animará movimientos mesiánicos de masas, llegando a inspirar siglos más tarde, como ya se ha dicho, al mismo sionismo político.

    El itinerario comienza en la escuela de Gerona, y su rama provenzal, antecedentes inmediatos de la escuela de Safed. La cabbalá de Safed va a construir un vademécum, un manual que va a acompañar al pueblo judío, sin patria y sin recursos, hacia la recuperación de su autoestima y de su identidad; proveyéndole de una patria portátil, intelectual y sentimental a la vez; un sueño que acabará conduciéndole, paso a paso, hasta su realización en 1948 con el renacimiento del Estado de Israel. La expulsión desde esa perspectiva es considerada como los dolores del parto mesiánico. No es una catástrofe que desemboca en la muerte. Es un movimiento que va a desembocar en una nueva realidad.

    A diferencia de otras doctrinas más orientalizadas, esto es posible gracias a la idea de Or Yasár-luz recta y Or Hozér- luz reflejada, según la cual, el receptor de la luz no queda anulado por ella, sino que conserva su personalidad, no se deja anegar, no se ahoga en la luz, no se niega a sí mismo, no niega su yo ni su individualidad; mostrándose capaz de repercutirla, de reflejarla. Esta no-desaparición de la individualidad también es un elemento fundamental. Significará, por ejemplo, en su traducción a términos nacionales, que la catástrofe, esa terrible Soá que fue la expulsión aún reciente entonces, suponía ipso facto, una nueva revelación, y por eso mismo una nueva esperanza para el pueblo perseguido en medio de la oscuridad, al reflejar la luz que acompaña a toda manifestación. Se ve, con total claridad, que no tiene nada que ver con aquél chino del anuncio, Bruce Lee, aconsejando al personal que se fundan con todo, con el jarrón, con la tetera, con la carretera… Si eres agua y estás en un vaso o en una tetera, no te conviertes ni en vaso ni en tetera, sigues siendo agua; totalmente distinto al vaso o a la tetera. Fundirse con la carretera supone llenarlo todo de vísceras y líquidos corporales. Si algo se persigue es guardar el cuerpo físico, el sujeto corpóreo; pero sin entrar en delirios de inmortalidad, pues la única certeza que existe es la de que moriremos. Muerte cierta, hora incierta.

    ¿Cómo pueden mezclarse estos principios con otros absolutamente antagónicos…? La única magia que pueden desprender los números, que, de acuerdo, en el caso hebreo son letras, viene por la cantidad de armas modernas y de última generación que son capaces de obtener. Pero me temo que no es a esa magia a la que ellos se refieren.

    Podrían distinguirse muchas más diferencias con ésta, con otras doctrinas y entre todas ellas; pero no creo que haya que alargar más todo esto.

Actualmente los comentarios están cerrados.