Crisis económica y Estado

Los análisis de la actual crisis económica son variados como no podía se de otra manera.  Los vídeos que a continuación presentamos tienen la virtud de ofrecer un análisis que sin perjuicio de poner en juego variables técnicas estrictamente económicas así como ideas y conceptos de economistas no olvidan la variable estatal. Efectivamente, se ofrece un análisis de la crisis desde las dos ideologías mayoritarias de nuestro presente político, esto es, la neoliberal y la keynesiana. Pero lo más acertado a nuestro modo de ver es que se introduce en el análisis la perspectiva de la dialéctica de estados, sobre todo las decisiones estratégicas adoptadas por China. Desde IH, a diferencia del izquierdismo indefinido respecto al Estado, pensamos que no existe verdadera teoría política sin tener en cuenta a la institución del Estado y su lucha con otros Estados. La economía es política y va referida a los Estados.
Keynes versus Hayek con China al fondo
Keynes versus Hayek con China al fondo. Parte I

Keynes versus Hayek con China al fondo. Parte II

Keynes versus Hayek con China al fondo. Parte III

Artículos relacionados:

9 Respuestas a “Crisis económica y Estado”


  • Gracias Manuel por tu comentario y el artículo que enlazas, es muy bueno y recomendable. Salud.

  • Aquí dejo un artículo sacado del diario digital República.com, interesante y relativo a las cuestiones sobre la crisis económica y de Estado que carcome a España.

    OPINIÓN
    El IV Reich y el nuevo gobierno de Vichy
    JUAN FCO. MARTÍN SECO
    Conviene no olvidar la historia y los fantasmas domésticos de los pueblos. El Sacro Imperio Romano Germánico, bautizado en Alemania como I Reich, ha estado siempre presente en el imaginario colectivo del pueblo alemán, y por ello pudo ser resucitado en 1870-71 por Bismarck (II Reich), primero mediante la reunificación de los múltiples pequeños Estados alemanes, y después con el resurgimiento de una aspiración nunca olvidada, el dominio de Europa, o al menos de toda su parte norte, por la gran nación alemana.

    El II Reich desembocó en la I Guerra Mundial. La derrota y las condiciones ominosas impuestas por los vencedores en el Tratado de Versalles forzaron a Alemania a enterrar por algún tiempo sus pretensiones imperialistas, pero las mismas humillaciones recibidas las alimentaban y las mantenían vivas, dispuestas a emerger en el momento propicio, lo que acaeció finalmente con la subida de Hitler al poder. El III Reich devino enseguida en una dictadura; sin embargo, supo aunar y conciliar los deseos y emociones de gran parte del pueblo alemán, convencido de que su destino era la dominación de Europa. Una vez más, la derrota le obligó a abjurar de sus errores y propósitos, incluso a reprobarlos oficialmente. Se produjo entonces un fenómeno históricamente único, una nación que renegaba de su pasado y se mostraba dispuesta a condenarlo, de tal manera que parecía que eran otros los que habían cometido tamañas atrocidades.

    Los vencedores, a su vez, quizá como consecuencia de la Guerra Fría, se apresuraron a aceptar a la nueva Alemania entre sus filas, dando por buena la versión de que esa renovada nación nada tenía que ver con la antigua. No obstante, con la finalidad de que la historia no volviera a repetirse, dieron a luz un proyecto disparatado, la Unión Europea, que como se está viendo en la actualidad se ha convertido, paradójicamente, en el mejor vehículo para que Alemania retorne a los planteamientos imperialistas y surja de nuevo el sueño de establecer su hegemonía en Europa. Merkel está encarnando el IV Reich. Ciertamente que ahora no se trata de una dominación bélica, pero sí -de acuerdo con los nuevos parámetros históricos- económica, tanto o más efectiva.

    La Unión Europea ha posibilitado la reunificación alemana, haciendo recaer en buena medida su financiación sobre el resto de los socios europeos. El Tratado de Maastricht se diseñó con los parámetros impuestos por Alemania, de acuerdo con sus conveniencias, pero dejó indefensos a los otros países. Las consecuencias se aprecian claramente en la actualidad. Pasados los primeros años de euforia, que han sido también los años en los que se generaban los desequilibrios en que han quedado enredados y atrapados la mayoría de los Estados, se ha mostrado con toda crudeza en qué ha devenido la Unión Monetaria, en el IV Reich.

    Las instituciones europeas están anuladas y son simples marionetas a las órdenes de Alemania. Los gobiernos de las restantes naciones son meros mariachis que se limitan a dar su aquiescencia a las ocurrencias que les presenta la canciller en cada reunión del Consejo y que previamente ha decidido en un cónclave celebrado con Sarkozy, y anunciado públicamente sin ningún pudor. El papel menos airoso tal vez sea el del propio Sarkozy, manteniendo artificialmente el tipo, haciendo anuncios y proclamas que se ve obligado a desmentir poco después. Su postura bobaliconamente colaboracionista recuerda al gobierno de Vichy.

    La canciller alemana no tiene ningún rubor en manifestar que es ella la que manda en Europa y se atreve, violando los protocolos diplomáticos más elementales, a decir a los gobiernos nacionales – bien directamente, bien a través de sus acólitos, el presidente del BCE (creado a imagen del Bundesbank) o el presidente de la Comisión o del Consejo- lo que tienen o no tienen que hacer. Bajo su presión se cambian gobiernos y se somete a los ciudadanos de los distintos Estados a todo tipo de ajustes y reformas que nada solucionan pero que destruyen conquistas sociales de siglos.

    La Unión Monetaria está produciendo resultados muy desiguales, beneficiando fuertemente a Alemania y a algún que otro país pequeño de su órbita y perjudicando a todos los demás. Por otra parte, en contra de lo que se da a entender, Alemania no ha aportado proporcionalmente ni un euro más que los otros Estados para el rescate de Grecia, Portugal o Irlanda. Su renta per cápita, que antes de la creación del euro perdía posiciones respecto a la media europea, a partir de la constitución de la Unión Monetaria las gana, mientras que la mayoría de los otros miembros de la Eurozona las pierden. Este resultado es lógico dados los beneficios que la nación germánica obtiene del hecho de que el resto de los países no puedan devaluar y de que, debido a la política impuesta por el BCE, la mayoría de las economías estén pagando tipos de interés mucho más altos que los de Alemania.

    Como en todo imperio, la metrópoli, en este caso Alemania, está sacando jugosos beneficios de las colonias (el resto de los Estados) y todo ello sin embargo vendiendo a la opinión pública la tesis contraria. En un falso victimismo, Alemania se hace pasar por la pagana de la crisis e impone condiciones.

    ¿Cómo se puede construir una unión monetaria sin querer homologar siquiera los tipos de interés? Lo que resulta increíble es que el resto de los países no se hayan percatado de la jugada y sean incapaces de plantar cara a este IV Reich. Antes o después, sin embargo, no tendrán más remedio que hacerlo. Lo malo es que cuando lo hagan se encontrarán en un estado de enorme postración tras las correspondientes tandas de ajustes y una recesión permanente.

    http://www.telefonica.net/web2/martin-seco

  • Distinguido Fdez,
    Visto el análisis que enlazas, viene a confirmar de alguna manera algunos de los puntos que ya estaban presentes en otro titulado «La Abdicación de América -- Oriente Medio después de EEUU» y que se puede encontrar aquí mismo:
    http://izquierdahispanica.org/2011/respuesta-israel-palestina/
    El cual fue realizado por el Dr. Shmuel Bar, Director de Estudios del Instituto de Política y Estrategia, Herzliya, Israel, en fecha 14 de septiembre de 2010. El que tú enlazas comienza: «El 5 de enero el presidente Barack Obama acudió en forma imprevista al Pentágono para anunciar su nuevo giro estratégico, que viene asentado en el documento de 8 páginas «Sostener el liderazgo global de EU: prioridades para la defensa del siglo XXI».» Cabe sospechar que lo «imprevisto» y el «nuevo giro» es retórico; pues más bien se trata de la continuación del camino iniciado con su mandato. En aquél podemos leer:

    «En Asia -especialmente China- y en América del Sur -Venezuela y Brasil-, existe una creciente percepción de América como un gigante en declive, socavado de su fuente esencial de poder, que es económico, e incapaz de responder a los desafíos de los mercados.
    La política regional Americana, desde la década de 1930, se derivó de la necesidad de adquirir y mantener acceso a intereses económicos vitales, en primer lugar, los recursos energéticos. Esto es lo que conocemos como «EUTAXIA»…»

    Entre los supuestos que subyacen en esta visión estratégica encontramos los siguientes:
    -- La economía de EEUU es el fundamento de todo el poder americano. Por lo tanto, una restricción en la actividad económica de EEUU, tanto dura como blanda, es, en el fondo, un ataque a los EEUU.
    -- El acceso ilimitado a las fuentes de energía es esencial para el crecimiento y la prosperidad de la economía estadounidense.
    -- El petróleo del Medio Oriente (y posiblemente el gas de Asia central) es esencial para el mantenimiento de fuentes de energía suficientes.

    Puede que me equivoque, pues ni por asomo tengo delante todos los datos ni podría tenerlos, pero hay una pregunta: ¿Y quién está atacando en el fondo a los EEUU (incluso alucinando un poco más: a otros que no son EEUU); restringiendo su actividad económica y, por tanto, su poder…? Esta crisis, muchos lo dicen, tiene componentes bien conocidos, de libro; excesos muy bien identificados, pero también componentes extraños. No sería raro, pues, encontrar detrás de la cortina a China; la cual no se puede permitir el lujo de perder ni un solo punto de crecimiento. Allí, -1- punto, son 5M de parados. La guerra está servida… todavía sin balas silbando por encima de las cabezas, pero todo se andará. Esto explicaría porqué es tan importante mover las fichas del «Risk» hacia el Oriente. China, por un lado, no permite que el mundo colapse; pero por otro, tampoco quiere colapsar. De ahí un estado de Tercero incluido, en semi-gradiente, manteniendo las cosas siempre al borde del abismo y la locura. Repito: igual me equivoco.

    En cuanto a la reacción protestante en contra de lo español, no es nada nuevo; son protestantes. A los chinos también le vienen bien estas divisiones en sectas.

  • Cuando hablo de Mexamérica,hablo de esto: http://www.youtube.com/watch?v=i6PYDh6Wgts

    «Pregunta» me hablaba de la enorme expansión del español en Brasil en el hilo ¿iberoamérica china? http://izquierdahispanica.org/2012/%C2%BFiberoamerica-china/ Aún no he visto al hijo de un candidato a la presidencia del Brasil hablar perfectamente en español.Lo que está pasando en Estados Unidos es tan alucinante como que la derecha anglosajona protestante(Newt Gringich se ha convertido al catolicismo, pero es lo mismo para el caso) pida disculpas en español: http://www.youtube.com/watch?v=Og0HqSZVKqA Si esto no es plegar velas, no sé qué lo será.

  • Dejo aquí un análiisis de Alfredo Jalife-Rhame http://www.jornada.unam.mx/2012/01/11/opinion/020o1pol en La Jornada sobre el cambio de la política militar norteamericana y su impacto en el mundo.Propone un alianza entre USA y la India que me parece evidente. Además de la aparición, por mucho que le pese al autor del artículo, de Mexamérica que se enfrentará a Brasil.Me parece que en ese mundo multipolar no nos queda otra que estar en el bando mexamericano.

  • Claro, claro, Agustín; si hay alguna lengua universal en el mundo, ésa es la dialéctica de Estados. Las teorías son sólo teorías… que podrán parecerse a algo, o tendrán vocación de echar una red a la realidad al modo de meridianos y paralelos creyendo que así se deja analizar mejor el mundo. Pero la realidad siempre ha sido muy terca y no se deja analizar tan fácilmente.

    En la Lista enlazada más abajo se incluyen -2- cortitos más, que tú no mencionas, y que completan esa ronda. Sin embargo, habría que añadir, al rollo bélico anterior (o macabeo si se prefiere, que sería más ajustado), otro motivo importante y que el profesor también menciona; a saber:

    En 1971, Richard Nixon, que era «con» pero no «neo-con», y todavía aplicaba a Keynes, de alguna manera preparó el terreno a los que luego vendrían y decidió suspender la convertibilidad del dólar en oro devaluando el dólar un 10%. Tenía sus propios problemas, manteniendo «diálogos» todavía intensos en Vietnam, por ejemplo. Así, de manera unilateral y por decreto, «cerro la ventanilla» del oro y faltó al compromiso establecido 25 años antes en Bretton Woods. En 1973 John Connally, el ministro de finanzas de Nixon cuando se eliminaron los tipos de cambios fijos y se paso a la libre flotación del valor de las monedas, declaro: «El dólar es nuestra moneda pero es vuestro problema».

    A partir de ese momento se sentaron las bases del endeudamiento público, mediante la expansión de la oferta monetaria. Este fenómeno empezó a crecer a un ritmo exponencial. Entre 1945-1965, la oferta de dólares creció un 55%. Entre 1970-2001, la expansión de la masa de dólares en circulación fue del 2000%. La falta de credibilidad en la moneda de EEUU amenaza al sistema monetario internacional basado en el dólar y beneficia la trayectoria alcista del oro (que en realidad no es que suba; sino que todo lo demás baja). Y miren ustedes por dónde, nos encontramos a China tirando de los hilos de estas marionetas… no desde arriba, como en los teatros, sino en mitad de la entrepierna… A poco que apriete… duele hasta en la imaginación.

    Y esto, entre otras cosas, es lo que pasa cuando se quiere jugar a ser divinos del cuento. ¿De dónde habrán podido sacar la idea según la cual, desde la más absoluta «nada», puede sacarse «algo»…? Ya lo decía mi abuela: «de donde no hay, no se puede sacar…». Cosas de abuelas. Menuda papeleta ¿Y cómo se solucionan habitualmente todas las papeletas…? Pues repartiendo hostias… o dicho en bonito: por la dialéctica de Estados… (básicamente la misma cosa).

  • Hola!
    Muy oportuno tu comentario Peliyot. Efectivamente la guerra como continuación de la política por otros medios. Principalmente estos hechos políticos, pero también religiosos, sociales…son los que desbordan continuamente la «ciencia» económica. Algo que muchos economistan no atisban o lo ven como algo externo y ajeno a la economía y que «distorsiona» sus elegantes leyes de despacho.

  • Según estas explicaciones, el modelo de Keynes funcionó muy bien desde 1945 hasta 1973. ¿Qué ocurrió…? Pues la guerra… y con ella la crisis del petróleo.

    Durante la madrugada del 6 de octubre de 1973, en la guerra del Yom Kipur, miles de comandos egipcios arrastraban sus botes de goma al amparo de la rampa occidental del canal de Suez mientras la artillería y los cohetes móviles se situaban inmediatamente detrás en posición para cuando se diera la señal del cruce. Pero tanto Moshé Dayan como Eleazar apostaron por el teatro sirio; que contaba diez veces menos penetración (25 km) que el Sinaí. Aquí estaba el peligro mortal, porque en caso de ruptura los sirios podían cortar Galilea del resto del país y caer luego sobre Judea, Samaria y la Plana de Sharon; mientras en el Sinaí, pese a que parecía desorganizado, permitía escalonar la resistencia y ceder hasta 200 km de desierto. Dayan se presentó personalmente en el Golán y, ante el General Rafael Eitan y el jefe de la aviación reunidos con Golda Meir y David Eleazar resumió la situación: «El destino del Tercer Templo está en peligro» (jerga habitual del sitio, pese a venir de ateos poco ingenuos). Hasta el último tanque sirio luchaba en el Golán durante el 8 de octubre, pero la reanudación de la cobertura aérea israelí desconcertó un tanto a los atacantes y cuando apuntaba el día 9 el General Eitan comunicó una nueva orden suicida al Coronel Janos: «Pase usted al ataque». No discutió, por absurda. En efecto, durante la misma mañana del 9 el General Moshé Peled llegaba a la orilla oriental del mar de Galilea y relevaba a las agotadísimas fuerzas de Janos; a quien felicitó su jefe, Eitan, con otra frase agónica: «Ha salvado usted al pueblo de Israel». El día 12 la Unión Soviética informa a Kissinger que para evitar la caída de Damasco las fuerzas soviéticas se disponen a intervenir; frenando Israel su contraofensiva cuando tenían a la vista la capital Siria. En el sur, frente a setenta mil soldados egipcios que han cruzado el canal, se encuentran las dos divisiones de Adán y Sharon, muy dañadas. Al atardecer del 15, cruzan el Mar Rojo tomándolos por la espalda y para el 20 la propia ciudad de El Cairo quedaba indefensa. A sugerencia soviética, los árabes decidieron utilizar el petróleo como arma. Este precedente de embargo petrolífero fue trascendental provocando una gran crisis. Los árabes se hicieron conscientes de su poder, la extendieron a guerra mundial y provocaron, de inmediato, que Europa se postrara a sus pies (para variar). Los americanos tuvieron que organizar sus puentes aéreos desde Las Azores cuando el resto de Europa les prohibió utilizar sus aeropuertos. Kosygin y Kissinger forzaron un alto el fuego. Fuerzas de la armada soviética se sitúan en el mediterráneo y Estados Unidos pasa a alerta 3. Después de que Kissinger convenciera al gobierno de Israel para que no extremase su venganza contra los egipcios, el sábado 27 los mandos beligerantes se reúnen en el Km. 101 de la carretera El Cairo-Suez y acordaban el armisticio efectivo. Esta última victoria de Israel le costó un precio altísimo; y no fue tan absoluta y humillante como en las tres anteriores. Israel no celebró nada. Los árabes cantaron victoria: Israel perdió dos mil quinientos veintidós hombres, el uno por mil de su población; los árabes dieciocho mil. Israel perdió ochocientos carros y ciento quince aviones; los árabes mil doscientos cincuenta carros y cuatrocientos cincuenta aviones. Los prisioneros árabes fueron ocho mil ochocientos; los judíos cuatrocientos.

    El mundo supo a partir de entonces lo que costaba un barril de petróleo. Los modelos de Hayek y Milton Friedman empezaron a abrir hueco… El neo-liberalismo pronto se impondría y tras el «Final de la Historia» hemos venido, ya en el siglo XXI, a conocer que hay más historia después de la historia… una muy negra… muy negra. China ha sido un buen alumno y co-participa en el mantenimiento de la negrura. Es importante no olvidar la historia que, por supuesto, ni ha terminado ni ha venido su fin ni se le espera; teniendo todavía mucho que decir.

  • A diferencia de los enlazados en el artículo «¿Iberoamérica china?», realizados en torno a mayo/2011, estas lecciones son de febrero/2011; también a cargo de D. Julián Pavón, Catedrático de CEPADE-Universidad Politécnica de Madrid.

    Aquí pueden visionarse, a quienes pueda interesar, en modo de Lista de Reproducción:

    http://conflictocultural.blogspot.com/2011/02/crisis-y-teorias-economicas-con-china.html

    Dado que tampoco se dicen cosas novedosas, si el señor Rodríguez Zapatero, que se duda termine donde tendría que terminar, esto es, en la cárcel, en lugar de haber aprendido Economía en las dos tardes «retroprogresivas» que le dio el señor Jordi Sevilla, hubiera perdido sólo unos minutos en atender estas sencillas explicaciones, probablemente las cosas en España habrían sido diferentes.

Actualmente los comentarios están cerrados.