Quo vadis, sindicalismo

Izquierda Hispáncia ya dejó clara su posición respecto a los sindicatos de clase en un largo escrito donde nos pronunciabamos de forma clara defendiendo su necesidad, sus errores recientes, sus limitaciones como sujetos revolucionarios y su lugar adecuado respecto a las tareas políticas que sólo puede llevar adelante el partido revolucionario.

Queremos llamar la atención en esta breve entrada sobre dos despropósitos recientes protagonizados por los sindicatos más representativos en España. El primero es el conocido voto a favor del representante de CCOO en la comisión de expertos destinada a recortar las pensiones de los españoles. El segundo despropósito es la convocatoria de Manifestaciones por una Europa más social y democrática. Ver como los sindicatos mayoritarios en España nos siguen convocando a estos eventos, que siendo generosos con el adjetivo sólo podemos calificar como de ridículo, resulta francamente desesperante.

¿Qué pasa con los sindicatos de clase mayoritarios de España? Cómo son posible estos actos y estas convocatorias a estas alturas de la crisis política, social y económica que sufre nuestro país? Si se trata de cúpulas directivas acomodadas ¿dónde están sus cuadros medios y sus militantes de base?

Hace pocos días denunciábamos la infame posición de Izquierda Unida, prostituyéndose ante el secesionismo pequeño-burgués catalanista.

Ante esta situación sólo podemos decir que dos de las instituciones más representativas de la izquierda española no están a la altura de las circunstancias. ¿O es que tenemos que pensar que tenemos los representantes sindicales y políticos que merecemos?

Desde Izquierda Hispánica no podemos sino sucribir una por una las siguientes verdades  dichas por Julio Anguita:

Tenemos una izquierda institucional, bajo diversas siglas, timorata, culpable en gran parte de que todo siga igual; sin un programa que apunte a los enemigos reales y por lo tanto sin capacidad de crear un frente político creíble que aglutine a la inmensa mayoría social. Ciertos intelectuales vuelven a confundir política con ojo táctico. La historia demuestra que no hay táctica que valga sin una estrategia consistente. El proyecto europeo se erige sobre la lógica de profundizar el poder de los monopolios. El euro es una moneda administrada unilateralmente por el capital de los monopolios. Sin soberanía económica, no hay soberanía política. Hoy la realidad reluce entre tanta oscuridad. Para sacar a España de la crisis es necesario ejercer la soberanía, tanto la política como la económica. Una no se entiende sin la otra. La única elección que tenemos es levantar la bandera de la salida del Euro y elaborar un programa para una revolución democrática. El resto es un exceso de prudencia conservadora y reaccionaria, justo aquello contra lo que tendría que luchar la supuesta izquierda

Artículos relacionados:

3 Respuestas a “Quo vadis, sindicalismo”


  • La izquierda castrada: http://video.publico.es/videos/0/132680/1/recent monedero reconoce frente a Anguita que las manifestaciones no sirven para nada. Es un viaje a ninguna parte.

  • El sindicalismo hace tiempo que está muerto.

  • En efecto,Anguita esta vez lo ha clavado, la salida del euro es un “mal menor” dado que en las condiciones actuales de correlación de fuerzas no es posible una “salida socialista” a la debacle actual .Coincido totalmente con el criterio de Angus.

Actualmente los comentarios están cerrados.